La soja volvió a caer en Chicago

Se había desacostumbrado la soja a vivir una semana de negocios como la que concluyó ayer en la Bolsa de Chicago. Fueron cinco ruedas consecutivas con resultado negativo, tras las que quedó una pérdida acumulada cercana al 5% que, a su vez, acentuó la caída en lo que va de septiembre hasta el 7%, de 535,54 a 498,06 dólares por tonelada.

17deSeptiembrede2011a las08:00

Ayer, al cierre de las operaciones, las pizarras de la plaza estadounidense mostraron bajas de US$ 1,20 y de 1,19 sobre los contratos noviembre y enero de la soja, cuyos ajustes resultaron de 498,06 y de 502,29 dólares por tonelada. En el balance semanal, estas posiciones resignaron un 4,99 y un 4,85%, tras finalizar el viernes anterior con valores de 524,24 y de 527,92 dólares, respectivamente.

Luego de la suba del 10,93% acumulada durante agosto, producto de las adversas condiciones climáticas que limitaron el potencial de rinde de los cultivos estadounidenses, la tendencia bajista estableció en el mercado de soja el lunes pasado, tras el informe mensual del USDA. En él, el organismo elevó su previsión para la cosecha de los Estados Unidos hasta los 83,97 millones de toneladas, por encima de los 83,17 millones calculados en su trabajo anterior y de los 82,52 millones esperados por los operadores privados.

Esa divergencia entre la expectativa del mercado y las cifras oficiales impulsó a los fondos de inversión especuladores a iniciar un proceso de "captura" de ganancias. Así, la liquidación de contratos (también hubo ventas de maíz y de trigo) y el consecuente retroceso de los precios fue retroalimentando la tendencia bajista. Vale señalar que pese a la mayor previsión de cosecha estadounidense, los fundamentos del mercado sojero no han variado radicalmente, dado que la relación entre la oferta y la demanda continúa siendo muy ajustada y que el interés de los importadores no ha cesado.

Pero a los factores técnicos que exacerbaron las ventas de los fondos de inversión se sumaron: la pérdida de valor del euro frente al dólar, que resintió la competitividad de la mercadería estadounidense, y el inminente inicio de la cosecha. Este combo, en pleno apogeo de la crisis financiera que atraviesan los Estados Unidos y la Unión Europea, fue -al menos hasta el cierre de la semana- demasiado negativo para el valor de las materias primas agrícolas y así quedó reflejado en las pizarras de Chicago.

En el caso del maíz, ayer las posiciones diciembre y marzo en la plaza estadounidense perdieron US$ 3,54 y 3,64, mientras que sus ajustes fueron de 272,43 y de 277,74 dólares por tonelada. En el balance semanal, estos contratos resignaron un 6,04 y un 5,84%, tras cerrar el viernes anterior con precios de 289,95 y de 294,96 dólares. Como en el caso de la soja, la debilidad del euro frente al dólar y el arranque de la cosecha en EE.UU. acentuaron las bajas.

La posición diciembre del trigo en Chicago y en Kansas descendió ayer US$ 2,85 y 4,14, en tanto que su ajuste resultó de 252,89 y de 288,07 dólares por tonelada. El balance semanal dejó para este contrato una caída del 5,69 y del 5,83%, tras la comparación con el cierre del viernes pasado, de 268,14 y de 305,89 dólares, respectivamente.

En adelante, el mercado tendrá sobre sí la presión de la cosecha estadounidense de granos gruesos. En la medida que el avance de las máquinas sea normal, habrá potencial bajista. Pero si, por el contrario, se registran contratiempos (exceso de lluvias) que pongan en riesgo la calidad y la cantidad de maíz y de soja 2011/2012, las pizarras reaccionarán con una clara tónica alcista, dado que para ambos productos continúa siendo estrecha la relación entre la oferta y la demanda.

PLAZA DOMÉSTICA

En el mercado local, la soja disponible se cotizó a $ 1300 en Timbúes, San Martín, San Lorenzo, Ricardone, Villa Gobernador Gálvez y en General Lagos, con una baja de $ 10. Esta propuesta fue desechada por los vendedores, que

Temas en esta nota