Dólar en pausa: Congelar la divisa en $ 4,24 le costó al Banco Central casi u$s 1.000 millones

La entidad profundizó las ventas en el mercado, por lo que sus reservas cayeron u$s 545 millones en las últimas once ruedas en las que salió a frenar al dólar tras la suba que había propiciado en agosto. El mercado espera que la presión continúe hasta las elecciones. Y advierte sobre los riesgos de la caída de reservas: más incertidumbre, volatilidad e inflación.

Por
19deSeptiembrede2011a las07:53

La sensación de un dólar barato podría juzgarse cada vez más real, en la Argentina, si se consideraran solamente los esfuerzos que está haciendo el Banco Central para congelarlo en su precio actual. La sola decisión de mantenerlo por once ruedas seguidas en la mágica cifra de los $ 4,24 en las pizarras de la city –desde aquel 31 de agosto en el que justamente el billete alcanzó ese nivel– obligó al organismo a desprenderse de u$s 1.000 millones y a convalidar una caída de u$s 545 millones en el stock de reservas.

La mini-corrida contra el dólar que se siente en el sistema pone obstáculos a un proceso de acumulación que hasta estos días mantienen en marcha casi todos los países de la región. Y en el mercado suponen que puede estar apenas en sus inicios. Las razones de que el dólar esté en la mira exceden a las clásicas presiones pre-electorales. Hay, en las mesas de la city, otros argumentos que suelen esbozar: la inflación y los costos salariales crecientes, el deterioro de cuentas externas y la depreciación del tipo de cambio en Brasil. Todo eso, junto, conspira a favor de la idea de una corrección significativa del tipo de cambio.

“Hoy por hoy no se ve un temor frente a quién gane la elección, sino una impresión de que el dólar correrá más rápido de lo que lo están haciendo. Yo esto, sinceramente, no lo veo. A lo sumo podremos tener una caminata más apresurada del tipo de cambio, para ponerlo más a tono con el real. Pero no creo que se tire por la borda esta política que desde hace años se viene haciendo”, se explayó Carlos Risso, de Zonabancos.com.

El Central salió a apaciguar la presión compradora sobre el billete con intervenciones diarias que llegaron en algunas ruedas hasta los u$s 250 millones. “Todo indica que para que siga en estos niveles el organismo va a tener que seguir vendiendo reservas”, agregó Risso.

El fenómeno arrastró a las reservas por debajo de su piso de u$s 50.000 millones, a fines de agosto. Eso explica que el stock actual se encuentre, por primera vez en la última década, próximo a caer por debajo del que tiene el Banco Central de Perú (hoy: u$s 49.300 millones).

En la consultora Abeceb consideran que, a pesar de que no se registra una situación crítica, “esta evolución desfavorable del stock de divisas del Central plantea un riesgo de cara al futuro”. Y enumeran tres posibles efectos: la incertidumbre sobre la capacidad del organismo para sostener el tipo de cambio nominal, la aceleración de la inflación por una suba en las expectativas de devaluación y la mayor volatilidad financiera en el mercado local. “Este proceso de caída en las reservas responde tanto a factores de demanda como de oferta. En el primer caso, por el incremento en la salida de capitales y el uso de reservas para el pago de deuda. Y en el segundo, por la menor oferta de divisas que genera la reducción del superávit comercial”, agrega Abeceb.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota