El Central vendió u$s 270 millones y septiembre promete un nuevo récord

Es cada vez menor el nivel de liquidación del campo y mayor la contundencia de la demanda. Ayer, la expo ni apareció. El BCRA debió repetir la agresiva estrategia de poner posturas por u$s 500 millones. Al final, terminó vendiendo u$s 220 millones junto a otros u$s 50 millones del Nación. A este ritmo, estiman, que las ventas superarían el récord de más de u$s 1.200 millones de agosto.

Por
20deSeptiembrede2011a las08:06

La aguda demanda de divisas por parte de grandes inversores –como bancos y empresas– le está costando caro al Banco Central (BCRA). La de ayer fue otra rueda intensa y obligó al organismo oficial a deshacerse una vez más de millones de dólares en el mercado para contener el precio del tipo de cambio. En concreto, y según lo apuntado en las mesas financieras, la entidad que dirige Mercedes Marcó del Pont debió vender cerca de u$s 220 millones que se sumaron a otros u$s 50 millones, con los que auxilió el Banco Nación. Así, en el circuito mayorista, el dólar terminó estable en $ 4,205 para la venta. En la city, el billete al público cerró igual $4,24 para la venta.

De esta manera, por lo que lleva vendido en septiembre, el Central se encamina a romper otro récord: según cifras oficiales, en agosto el ente regulador volcó un máximo desde 2009 de u$s 1.247 millones para mantener planchado el valor de la divisa. Faltan casi dos semanas para terminar el mes y, según se calcula en el mercado, las ventas superan los u$s 900 millones. La sensación de los operadores es que el saldo oficial arrojará un número negativo similar o superior al del mes pasado.

Lo que explican en los bancos es que existe un efecto estacional siempre en las segundas quincenas: la demanda de los importadores suele reforzarse. Por otra parte, la oferta de divisas del sector agroexportador está en niveles mínimos del año. Mientras ayer no se registraron dólares del campo, la semana pasada fue una de las más bajas de 2011. Según datos de la CIARA y del CEC del 12 al 16 de septiembre, el sector liquidó poco más de u$s 460 millones. La ausencia de exportación profundiza las pérdidas del Central.

De todas formas, en Reconquista 266 la inquietud todavía no irrumpió. En el Gobierno están confiados de que las señales que están enviando al mercado son contundentes. La lectura es que están dispuestos, si es necesario, a bajar el tipo de cambio y dar una lección a aquellos que apostaron al verde, como ha ocurrido bajo otras gestiones. En rigor, ayer, por caso, la entidad volvió a repetir la estrategia del viernes: puso en el offer posturas de a u$s 500 millones para ahuyentar a los compradores.

Con todo, hay más de un frente en el que la mano oficial es ajena. El reciente giro monetario de Brasil es el principal y lo que más preocupa en el núcleo del kirchnerismo. La fuerte devaluación que comenzó a registrar la moneda del mayor socio comercial de Argentina pone en jaque la estrategia de Marcó del Pont. Desde mediados de julio, el real lleva depreciado cerca de un 17% y ya se encuentra entre las divisas latinoamericanas que más pierden contra el dólar, acercándose al peso argentino. Esto es una mala noticia para Cristina porque hasta hace menos de dos meses, la apreciación de la moneda brasileña ayudaba a su administración a no devaluar fuerte para sostener competitividad en las exportaciones locales.

El dólar paralelo es el otro talón de Aquiles. En este circuito, el BCRA no tiene injerencia y el precio en las cuevas se comercializa cada vez más caro: ayer cerró a $ 4,45, mientras que el “contado con liqui” para fugar divisas al exterior ya se encuentra a $ 4,61, 37 centavos por encima de la cotización oficial.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota