El sorgo, otra vez en la mira de muchos productores locales

Muchos productores están dirigiendo su atención nuevamente al sorgo granífero. Luego de varios años de ocupar un papel secundario en la rotación, los agricultores revalorizan sus virtudes agronómicas y comerciales.

Por
24deSeptiembrede2011a las08:32

Entre las primeras figuras su adaptación a condiciones de escasez de humedad, como se están dando en la campaña 2011/2012, con la amenaza de La Niña. "El sorgo aguanta altas temperaturas y espera las lluvias", recuerda un fitomejorador de La Pampa. "Puede granar con 250 milímetros durante el ciclo del cultivo, aunque los mayores rindes se alcanzan con 450", agrega.

Los productores también valoran su rusticidad y posibilidad de desarrollo en suelos de mediana fertilidad o muy chacareados. Con esos dos atributos, en potreros regulares y frente a bajas precipitaciones, el sorgo puede dar lugar a rendimientos equivalentes o superiores a los del maíz. Otros aspectos positivos del cultivo son su doble propósito, que permite el pastoreo en un año desfavorable y el desarrollo genético que están impulsando varios semilleros, luego de un largo período de estancamiento.

Entre las ventajas comerciales figura su precio, superior al del maíz por el diferencial de retenciones y por la no intervención oficial en este mercado que determina que, paradójicamente, el valor del sorgo disponible sea actualmente 20% superior al del maíz (185 versus 154 dólares por tonelada).

"Mientras el maíz se debe ubicar principalmente en los consumos internos, adaptándose a su demanda estacional por las restricciones oficiales a la exportación, el sorgo tiene una amplia demanda: es buscado para usos forrajero directo, para formular alimentos balanceados, para producir almidón y glucosa y para ser exportado a varios destinos", distingue un acopiador de Catriló. Las ventajas no incluyen sólo al precio. El costo de implantación y protección del sorgo en el sur de Córdoba ronda los US$ 240 por hectárea (80 dólares de siembra, 30 de herbicidas, 30 de semilla y 100 de fertilizantes) contra US$ 400 del maíz, que tiene mayores gastos de semillas, fertilizantes y labranzas.

El talón de Aquiles del sorgo granífero son los gastos de comercialización. "Un flete de 400 kilómetros, secada, paritaria y otros gastos exigen 60 dólares por tonelada, que equivalen al 30% del precio de venta, contra el 20% que exige una soja en la misma región", advierte el acopiador.

Por Carlos Marín Moreno

Temas en esta nota