La industria forestal pone reparos a la ley de tierras

Empresarios de la industria forestal advirtieron que es necesario un artículo que contemple a la actividad para que se pueden adquirir más de 1.000 hectáreas por parte de extranjeros.

Por
26deSeptiembrede2011a las07:18

La industria forestal puso sus reparos sobre el proyecto de ley oficial para regular la tenencia de tierras agropecuarias por parte de extranjeros. Aseguran que «debería haber un artículo que contemple las particularidades de la actividad» ya que tal como está «esa ley desincentiva las inversiones en un sector altamente demandante de capital», dijeron empresarios del sector a este diario.

Actualmente el mercado forestal argentino registra un déficit de u$s 700 millones en productos derivados de la actividad como es el caso de la celulosa y el papel. Para mejorar la balanza comercial se necesitan grandes inversiones, y los suelos de la mesopotamia son altamente aptos para un mayor desarrollo de bosques de cultivo; sin embargo, los empresarios forestales ven con preocupación la discusión en el Congreso Nacional sobre la Ley de Extranjerización de Tierras. «Es necesario que se tenga presente qué necesita cada actividad para su desarrollo. Además, se requieren muchas hectáreas para un bosque, se necesita mucho capital para poder industrializar la producción», dijo a este diario el gerente general de la empresa de capitales chilenos Alto Paraná, Pablo Mainardi. La iniciativa que promociona el ministro de Agricultura por pedido de Cristina de Kirchner estima que ningún extranjero podrá adquirir más de 1.000 hectáreas de tierras cultivables.

En debate

No obstante, el ejecutivo señaló que «el espíritu de la ley no es discutible, y que aún es temprano para definiciones porque recién estamos en la etapa de debate», por este motivo comienzan a aparecer las posiciones y argumentos de cada actividad, justamente para ser incorporadas en el debate.

Lo cierto es que sólo el 50% de la producción forestal argentina se industrializa. «Hay mucho por crecer en la actividad, y es en la industrialización donde hay que avanzar», dijo a este diario el vicepresidente de la Asociación Forestal Argentina (AFOA), José Urtubey, en una recorrida por la Feria Forestal Argentina que se desarrolló este fin de semana en la capital misionera, Posadas.

Sin embargo, las inversiones en este sector son de las más altas en el sector agropecuario y de un largo período de tiempo antes de registrar un mínimo retorno. Un pino necesita alrededor de 35 años para ser cosechado, por eso es muy común el sistema silvopastoril, que combina la plantación de bosques con la cría de ganado.

Déficit

Para revertir el déficit que tiene la Argentina en productos de base forestal (importa por u$s 1.700 millones y exporta por u$s 1.000) «se necesitan más de 100.000 hectáreas para una planta de celulosa de escala convencional, y una inversión de u$s 1.800 de dólares. ¿Qué argentino podría desarrollar un proyecto así?», se preguntó Mainardi mientras recordó que Corrientes tiene unas 400.000 hectáreas de bosques cultivados que necesitan un desarrollo industrial, y es lo que reclaman en la discusión del proyecto de ley que impulsa el Gobierno nacional.

«Con el formato que la ley tiene hasta el momento, nosotros no podríamos habernos instalado», advirtió a este diario el director ejecutivo de Los Esteros SA, Arturo Sandoval. El empresario chileno dijo que la empresa explota 40.000 hectáreas en los Esteros del Iberá en la provincia de Corrientes, pero aseguró que no habría ningún riesgo sobre la soberanía en las inversiones «porque siempre la actividad se realiza en un determinado país que tiene leyes que hay que respetar».

Por: Lorena Hak.

Temas en esta nota