Agrotendencias 2011 - ¿Cómo entender la brújula de los mercados?

Los analistas Gustavo López y Daniel Miró abordaron las perspectivas para el mercado de granos, en un mundo signado por crisis financieras, cambios en la matriz de la demanda y el uso de la energía. A nivel local, la campaña 2011/2012 podría llegar a las 120 millones de toneladas de producción.

27deSeptiembrede2011a las16:45

Daniel Miró, presidente de la consultora Nóvitas, comenzó su disertación sobre perspectivas para los mercados agrícolas del seminario Agrotendencias 2011, organizado por la Federación de Acopiadores, caracterizando la crisis actual y dejando una primera advertencia: “el contexto del mercado es determinante. El mercado tiene razones para tener una tendencia en sí mismo”, aseguró.

Miró se refirió a los cambios en la estructura de la demanda y la introducción de nuevos factores, “que son los verdaderos problemas”. “Lo que vemos es que Europa está emparchando, también EEUU. A mí me parece que lo fundamental es que las soluciones que se aportan no recuperan la confianza”, dijo Miró.

Según el consultor, lo que está ocurriendo tiene un nombre: “progresismo consumista. En esta idea del consumo también está la cuestión del bienestar social. Quienes tienen sus beneficios sociales adquiridos no se quieren bajar”.

En sintonía con este concepto, Miró dijo que “me preocupa el nivel de desempleo, es una crisis financiera que va a devenir en una crisis económica con un profundo trasfondo social y la cuestión de fondo es el progresismo consumista. Se confunde consumo con progreso. Como se confunde crecimiento con desarrollo”, sentenció. “La riqueza se va a repartir de otra manera y a nosotros no creo que nos vaya mal, al contrario”, indicó.

Por otro lado, Gustavo López, titular de Agritrend, explicó que otro de los factores que mueven la aguja actual de los mercados es la volatilidad. “Sabemos de la creciente demanda mundial, pero también de la gran incertidumbre por los movimientos de los fondos”, razonó.

Precisamente, Miró se refirió a las escasas existencias mundiales de aceites y cereales, complementada por una menor actividad económica que podría recortar la demanda, “porque hoy vivimos en un mercado con demanda exacerbada, pero cuidado con la simpleza de decir que cuando la oferta es escasa los precios van a subir. Cuando ya tenemos una escasez, tenemos un problema de demanda. Además, lo difícil es entender la estabilidad o inestabilidad de la demanda”, reconoció.

Pero el verdadero núcleo del problema está en los forrajes. “El caso del maíz es sintomático. Con un récord de cosecha en las últimas 5 campañas, hoy se está en la peor situación de desabastecimiento de la historia. No nos ayuda la cebada, tampoco el sorgo”, se lamentó el titular de Nóvitas.
Por ello, Miró recomendó poner “un ojo en la evolución de la crisis internacional y el otro en cómo estará la producción de soja y maíz en EEUU, y en el corto plazo en lo que pasará en Sudamérica. Este es el desafío”.

La matriz energética

El otro tema a considerar al momento de analizar los mercados de granos son los precios del petróleo y lo que pasará en los países árabes. “La energía es la clave de la recuperación. A ver si nos entendemos, sin energía no hay poder, no hay desarrollo y no hay civilización”, afirmó Miró.
De la mano del petróleo está la cuestión de los biocombustibles. Para el consultor de Nóvitas “está forzada la vinculación entre matriz energética y alimentaria. La matriz energética se va a chupar todo”, alertó.

¿Y por casa?

Por su parte, López señaló que en la Argentina se prevé un crecimiento del área y de producción “con un récord absoluto. Igualmente existen aspectos controvertidos e interrogantes como los precios crecientes de los insumos y los alquileres, una suerte de retraso relativo del dólar, al igual que el div

Temas en esta nota