¿Le conviene a la Argentina enfriar la economía?

Mientras el BCRA intenta mantener el dólar congelado y Brasil continúa devaluando el real, los industriales temen que se desacelere la economía brasileña; qué podría suceder en el país.

28deSeptiembrede2011a las07:14

La situación de la economía argentina en el último trimestre de 2011 se ha convertido en un tema de debate entre los diferentes sectores productivos del país. Mientras el Banco Central (BCRA) intentan mantener el dólar congelado y Brasil continúa devaluando su moneda, el real, los industriales temen que se enfríe la economía brasileña y ello traiga consecuencias en el mercado interno.

¿Qué medidas le convendría tomar a la Argentina? LA NACION consultó a diversos economistas sobre el tema para conocer su posición.

"En un mundo como el de hoy, enfriar la economía no es la opción más acertada", opina el economista Mariano Lamothe, de la consultora abeceb.com .

"Hay que buscar crecer por el lado de la inversión y no tanto por la demanda de consumo privado; armar esquemas para tratar el tema de la inflación , y coordinar la política monetaria con la fiscal", aconseja.

Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica , coincide en que el enfriamiento de la economía no es la solución y apunta a "sostener el crecimiento actual" y proteger el empleo.

Para Delgado, habría que profundizar el modelo: "Deberían tomarse medidas como en 2008 y 2009, que permitan a las empresas sostener el empleo, subsidiarlas e incentivarlas a incorporar empleados jóvenes".

"Hoy, la desaceleración en el país no es muy perceptible en los niveles de consumo y la inversión sigue creciendo. Además, estamos en un escenario muy diferente al que está el resto del mundo y en un contexto distinto al de la crisis anterior, donde había un conflicto político con el campo y el Gobierno no tenía la credibilidad y el apoyo que tiene actualmente", agrega.

El economista Fausto Sportorno, de la consultora Ferreres & Asociados , opina de igual modo: "Dado que la economía está creciendo, no hay que bajar mucho el gasto público. Pero la demanda debería crecer en línea con la oferta; tendrían que incrementarse al mismo ritmo".

Entre las medidas que podría tomar el Gobierno, Sportorno menciona el ajuste de tarifas, la reducción del gasto público y el reordenamiento del sector energético, para lograr reducir el déficit fiscal actual.

¿Cuál podría ser el escenario postelectoral?

Lamothe no cree que haya cambios importantes en materia económica después de las elecciones presidenciales de octubre. "Es la misma gestión, no hay que esperar grandes modificaciones. Aunque, en primer lugar, el Gobierno debería reconocer la inflación para, luego, proponer pautas para conseguir reducirla. Si no se reconoce, se corre el riesgo de que la economía crezca a tasas menores", señala.

Para Nicolás Bridger, analista de la consultora Prefinex , el escenario dependerá en gran medida del contexto internacional al que se enfrente la Argentina. "Si se tratase de un escenario como en 2009, el shock haría que la demanda se contraiga por sí sola. En ese caso, lo recomendable sería que el Gobierno no enfríe la economía, sino que, por el contrario, la estimule", opina.

Sin embargo, si el contexto resultase favorable, según Bridger, "sería necesaria una política económica que ayude a reducir las tenciones inflacionarias, los desequilibrios fiscales y de cuenta corriente, y a corregir los precios relativos que generan tensiones".

Delgado también apunta al contexto internacional: "Ante una situación de contracción a nivel global, hay que evaluar cuánto dura la caída y qué tan profunda es. Vemos una contracción de la economía, la crisis europea podría eclosionar, resulta difícil que Grecia pueda mantenerse dentro de la Unión Europea y vendrían tiempos de alta volatilidad e incertidumbre en los mercados internacionales."

Por Danie

Temas en esta nota