Las propuestas sobre comercialización de trigo y maíz generan dudas en el productor.

A partir del año 2005, el Gobierno Nacional impulsó una fuerte intervención en el mercado de trigo, mismo criterio que adoptó en la siguiente campaña con el maíz.

Por
28deSeptiembrede2011a las16:12

Las medidas adoptadas no resultaron satisfactorias, más aún, para los cereales mencionados la cadena de comercialización se deterioró y el sector productivo fue el más perjudicado producto de una sustancial quita en el precio recibido por su mercadería e incluso por no poder realizar ventas.

En este marco intervencionista, se presentan a discusión propuestas tendientes a encontrar alguna solución, para nuestro criterio, provisorias ya que entendemos nuestro país debe abrir definitivamente las exportaciones y liberar los mercados. En consecuencia, desde la Sociedad Rural de Rosario consideramos que los proyectos presentados no lograrán estimular al productor para cumplir el objetivo de incrementar los volúmenes de trigo y maíz.

Los proyectos sobre comercialización han generado muchas dudas e inquietud entre los productores. Por ejemplo: ¿El 40 % destinado para consumo será inferior elprecio al de exportación? ¿Tendrá o no lugar el fideicomiso pretendido? ¿El precio de exportación al no competir con el consumo pagará lo que permite el FAS teórico? ¿Cómo se podrán utilizar los forwards si se limita con un porcentaje sobre la estimación de siembra?.

Además, este nuevo sistema ¿asegura que el productor no siga perdiendo precio por sus cereales? ¿Estaremos frente a nuevos trámites engorrosos ante esta necesidad de determinar los porcentajes que resulten para el mercado interno y para exportación? o ¿Qué rol cumplirá la Secretaría de Comercio a la hora de entregar los certificados a los productores y los ROE para los saldos exportables?

En definitiva, nuestra duda es si en lugar de ofrecer alguna solución a los actuales problemas en la comercialización de trigo y maíz, no se está generando un sistema aún más complicado de gestionar. Son cultivos que requieren de alta inversión y que el productor pone especial atención en tener seguridad de poder vender y no recibir quitas en el precio, dos factores claves en la intención de siembra.

Asimismo, presuponiendo que las máximas autoridades pretendan poner a resguardo las producciones de trigo y maíz, sólo queremos hacer la salvedad que la Argentina alcanzará los 150 millones de toneladas de granos -como lo anunciará la presidente- si existe transparencia en los precios y libertad de mercado.

Compartimos lo propuesto por la presidente, pero debemos aclarar que en la Argentina no está en riesgo el abastecimiento de granos para el mercado interno destinado a la generación de alimentos. En consecuencia, desde la producción estamos en condiciones de afirmar que si se liberan las exportaciones podemos alcanzar los 150 millones de toneladas de granos proyectadas para 2020. Este es nuestrocompromiso.

Temas en esta nota