La crisis y el clima en Sudamérica le pondrán precio a los granos

El desempeño de La Niña y de los mercados financieros será determinante. Si bien nadie se atreve a cuestionar la película que cuenta un final feliz para el futuro de los granos a mediano y largo plazo, la foto instantánea que retrata el actual momento de los mercados agrícolas muestra un final incierto.

30deSeptiembrede2011a las06:46

 La crisis financiera que vive Europa, el enfriamiento que exhibe la economía mundial y el condimento picante que le aporta el clima a las regiones productoras hacen que la volatilidad sea la principal certeza que por estos días tienen los precios agrícolas. Otra imagen diferente retrata a la carne bovina, cuya cotización parece inmune a las vicisitudes financieras internacionales, debido a que la oferta de hacienda corre mucho más lento que la demanda.

El escenario actual sobre el que se desenvuelven los productos agropecuarios fue descripto con precisión esta semana en Buenos Aires, en Agrotendencias 2011, el seminario sobre perspectivas que organiza la Federación de Centros y Entidades Gremiales de Acopiadores de Cereales.

“Los fondos especulativos están trabajando en la soja y el maíz. En mayo de 2008, la soja cotizaba a 600 dólares la tonelada y en diciembre de ese año cayó a 400 dólares. Ahora estamos en 500 dólares, pero si se asustan se van a seguir retirando”, graficó Daniel Miró, analista de mercado de la consultora Nóvitas. De acuerdo con su visión, Europa está emparchando la crisis y las soluciones que se toman no alcanzan para recuperar la confianza. Como mirada de corto plazo, recomendó a los productores poner un ojo en la evolución de la crisis internacional y el otro en cómo terminará la producción de soja y maíz en Estados Unidos, para luego centrarse en lo que pasará con el clima en Sudamérica.

Niña moderada. Mientras las pizarras no tienen una tendencia definida, la producción de la próxima campaña tampoco está clara. En nuestro país, la soja y el maíz pueden tener complicaciones por el comportamiento de La Niña, aunque su desempeño no será catastrófico, según pronosticó José Luis Aiello, doctor en ciencias de la Atmósfera. Más allá de que el enfriamiento del Océano Pacífico provocará en buena parte de la región productora nacional lluvias por debajo de lo normal, los factores regionales de diciembre serán decisivos para cada cultivo. El especialistas recomendó a los maiceros un ajustado plan de siembra y sugirió “salir de la época de floración del maíz entre el 15 de diciembre y los primeros días de febrero”.

Durante esta campaña van a ser relevantes los factores climáticos de pequeña escala y que no son pronosticables; ellos son los que van a influir en una mejora o un agravamiento de la situación en cada una de las regiones.

Maíz, el más ajustado. Con la crisis financiera gozando aun de buena salud, Miró puso la lupa sobre el mercado de la soja, el grano que menos afectado está por la relación stock/consumo.

“Habrá que tener cuidado con la combinación entre la abundancia de stock de la campaña pasada, la crisis y una nueva cosecha abundante para el próximo ciclo”, observó el analista.

La gran competencia que hoy se manifiesta en el mercado de la harina de soja está afectando el margen de molienda. Para colmo, las importaciones de grano por parte China no serán en las magnitudes que se proyectaban a comienzos de año. Se comenzó con una intención de envíos por 57 millones de toneladas y hay muchas posibilidades de que apenas llegue a 50 millones. Como dato adicional, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) vaticina por tercer año consecutivo récord de producción de la oleaginosa en Sudamérica.

“Si por el clima es mala la cosecha en Sudamérica, el mercado se va a tensar. Si llega a ser buena, habrá que salir a cubrir a la soja”, sostuvo Miró.

Sobre una proyección de cosecha local 201

Temas en esta nota