La reserva de carne bovina que tenía el Mercosur se terminó

Las expectativas que tenían los países importadores de carne bovina de que el Mercosur les iba a solucionar sus problemas de demanda se vinieron a pique. "No hay carne en Sudamérica", fue la contundente afirmación que realizó el consultor Ignacio Iriarte, durante su disertación en el seminario Agrotendencias 2011.

Por
30deSeptiembrede2011a las06:28

Los aumentos en los consumos domésticos de Brasil y Uruguay –los principales proveedores de la región– y la caída en el stock bovino argentino han reducido la oferta de carne del Mercosur. A eso se le sumó en los últimos días la salida del mercado exportador de Paraguay, debido a la aparición de un brote de fiebre aftosa. “El bloque que iba a apagar el incendio se está comiendo la carne”, ilustró Iriarte.

“Brasil aumentó su consumo interno en el último año tres kilos por habitante, sobre una población de casi 200 millones de personas. Fueron 600 mil toneladas que dejaron de exportar. Por su parte, la demanda doméstica uruguaya pasó de 44 a 62 kilos por habitante en los últimos cinco años”, precisó el analista. Mientras tanto, la Argentina es poco lo que aporta, debido a los graves daños que se autoinfligió.

“Cae el precio de la hacienda en Brasil por la devaluación; cae en Uruguay porque están más expuestos al mercado internacional, y en Argentina sucede lo contrario: sube el precio, porque 90 por ciento va al mercado interno”, añadió.

Proveedores de ocasión. En este marco de oferta reducida, los precios de la exportación parecen eludir a la crisis. La cuota Hilton, por ejemplo, cotiza por estos días a 19 mil dólares la tonelada, uno de los mejores valores desde 2008.

En esta emergencia, Estados Unidos y la Unión Europea se han convertido en proveedores alternativos. “La presencia estadounidense en el mercado mundial será por poco tiempo. El país está en un proceso de liquidación de stock y atraviesa la peor sequía en 100 años”, indicó Iriarte.

De ser casi un importador neto, la Unión Europea vuelve como abastecedor, con el doble de exportaciones que Argentina. India colocará alrededor de un millón de toneladas de carne de búfalo.

El aumento en 600 mil terneros que reflejó la última campaña de vacunación en el país, lejos está de satisfacer a la demanda. Su precio llegó a ser 45 por ciento más caro que el gordo, debido a la presión que genera la creciente producción forrajera. Este año, sólo para absorber las 100 mil hectáreas adicionales que se van a confeccionar para de silo de maíz, se necesitarán 700 mil terneros.

 

Temas en esta nota