Preocupa el desplome de la soja: bajó US$ 100 en el mes

La tonelada perdió el 20% en septiembre. Es por la agudización de la crisis en Europa y EE.UU. Para el Gobierno es clave: según cálculos privados, por retenciones recaudaría US$ 1.000 millones menos.

01deOctubrede2011a las07:41

La tonelada de soja se vendía a 533 dólares a fin de agosto y ayer se negoció a 433 dólares.

100 dólares menos . Es uno de los desplomes más fuertes de los últimos tiempos, y pone en evidencia que la larga sombra de la crisis global finalmente está golpeando a la economía argentina por el lado más sensible, el de los precios de los productos agrícolas. Es el sector que más divisas, por la vía de las retenciones, aporta al fisco local. Este año la soja y sus derivados generará exportaciones por unos 22.000 millones de dólares , de los cuales el 35% (unos 7.875 millones de dólares ) quedan en la AFIP, según cálculos aportados por la gerencia de estudios de la Bolsa de Cereales de Rosario.

Pero no solo la soja viene cayendo en picada. Ayer fue un día particularmente malo para el trigo y el maíz , que perdieron en un solo día cerca del 7 y 6% respectivamente. La “culpa” fue del departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), que ayer informó sobre stocks de trigo y maíz mayores a los esperados. El mercado ajustó rápidamente los precios a esa mayor oferta. El stock de soja quedó en línea con lo esperado, pero igual su precio fue arrastrado y la oleaginosa perdió 4%, alcanzando así el valor más bajo desde marzo .

Pero las estrictas cuestiones de producción agrícola hoy parecen un tema secundario frente al vendaval que se observa en los mercados financieros. El precio de los commodities no lo define plenamente la oferta y la demanda global de granos u oleaginosas. Desde la consultora Panagrícola, Ricardo Baccarin señaló que “hoy influye en gran medida el comportamiento de determinados fondos de inversión (hedge funds), que ordenan vender posiciones si sus sofisticados programas informáticos determinan que a determinados precios (“stop loss”, en la jerga), hay que activar órdenes de venta”.

Así lo demuestra un reciente informe de la Bolsa de Cereales de Rosario (BCR), que analiza lo que ocurre en la Bolsa de Chicago, centro mundial para la negociación de materias primas: “La propagación del temor a una recesión impulsó una ola de vendedora en Chicago, donde los fondos no comerciales redujeron su posición neta compradora ”.

Como el desplome de precios ha sido brusco y se produjo en apenas un mes, los analistas locales están reacomodando sus planillas de proyecciones para 2012 .

La primera conclusión es que el bajón de los precios de los granos podría ser parcialmente compensado con el mayor volumen de cosecha esperado (habrá que ver si las condiciones climáticas lo permiten). Así, el estudio Bein & Asociados especula que las exportaciones de los principales productos agrícolas (soja, maíz, trigo y girasol) generarán unos 28.000 millones de dólares en 2012 , una cifra que, a precios actuales, podría ser similar a la de todo 2011.

La clave pasa, entonces, porque los precios no sigan cayendo, y que no se contraigan las proyecciones de cosecha, que en términos globales apuntan a superar los 110 millones de toneladas , es decir un 10% más que la campaña 2011. Hay otros analistas (como Nadin Argañaraz, del IARAF), que proyectan una pérdida de ingresos por retenciones de entre 1.000 y 1.600 millones de dólares .

El problema, adicional es que la caída de las cotizaciones se da cuando la Argentina está sufriendo un creciente problema de salida de capitales . Es decir que la economía se enfrentaría a una doble restricción de divisas: serán potencialmente menores las que entren por el comercio exterior, y al mismo tiempo sufre un drenaje de quienes prefieren mantener su liquidez en moneda extranjera.

Esto le impide al Banco Central recuperar su stock de reservas mon

Temas en esta nota