La baja de la soja ya no sería tan fuerte

Para los analistas aún no llegó a su piso, pero esperan oscilaciones más suaves; la recaudación por retenciones caería en US$ 900 millones.

04deOctubrede2011a las07:26

Después del dramático derrumbe de algo más de 100 dólares por tonelada que tuvo en Chicago en el último mes, el precio de la soja está como nunca bajo la lupa de analistas, productores y hasta del Gobierno.

Pero si alguien pensó que ya tocó un piso, diversos especialistas consultados por LA NACION pronosticaron que podría registrar nuevas bajas en las próximas ruedas, aunque no en la magnitud que ya se vio. De hecho, a diferencia de otras jornadas, ayer, en el primer día hábil de octubre, el retroceso fue de apenas 60 centavos de dólar en la posición noviembre en Chicago, mientras que a julio de 2012 se recuperó en casi 10 centavos de dólar.

Para los expertos, más que por un cambio abrupto en los fundamentos del negocio, donde la oferta sigue siendo estrecha, el cimbronazo viene por el lado de la crisis financiera y el temor a lo que pueda suceder con Europa en medio de la crisis de Grecia.

Por lo pronto, el desplome de la soja ya golpeó las perspectivas de ingresos por divisas y retenciones para 2012. Según la consultora Agritrend, que dirige el analista Gustavo López, si el clima permite lograr una cosecha de 50 millones de toneladas, similar a la del último ciclo, la merma en el ingreso de divisas por la caída de precios rondaría los US$ 2500 millones. Esto es, pasaría de un aporte de US$ 22.500 millones de la última campaña de soja a US$ 20.000 millones.

Además, la recaudación por retenciones a la soja se recortaría en unos US$ 900 millones, cayendo desde los US$ 6950 millones de la cosecha pasada, según Agritrend.

Por su parte, para el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), si la crisis terminara con un impacto fuerte sobre la soja, los ingresos fiscales podrían reducirse hasta en un 20 por ciento. En un escenario de precios aun más bajos, el ingreso por retenciones podría retroceder incluso a 5750 millones de dólares.

Ahora todas las miradas están sobre los fondos de inversión que juegan en el mercado. "Preocupa mucho lo que siga pasando desde el punto de vista financiero. El dato para seguir son los fondos índice (se trata, generalmente, de fondos de pensiones que tienen entre su cartera productos agrícolas). Si hacen lo mismo que en 2008, cuando disminuyeron su posición comprada un 50% y los granos bajaron 50%, el mercado tiene mucho para caer", expresó Alejandro Vejrup, de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea).

Esos fondos índice que menciona Vejrup tienen 20,25 millones de toneladas de soja compradas. Sólo en la última semana liquidaron 1,4 millones. Por su parte, los fondos especulativos, que se manejan por un posicionamiento muy corto en el mercado, pasaron en un mes de tener compradas 19,5 millones de toneladas a 6,03 millones. Con este comportamiento, los fondos que perdieron en los mercados financieros buscan ganancias en las commodities para neutralizar en parte sus pérdidas.

Para Javier Buján, de Kimei Cereales, el precio podría tener "alguna caída más". Pero aclaró: "Me parece que [la baja] sería poca dentro del marco que vimos de US$ 100 durante septiembre".

En este contexto, Ricardo Baccarin, de Panagrícola, comentó: "En la medida en que no se estabilice la situación financiera global, la soja es susceptible de registrar bajas. El mercado se encuentra a merced de esta situación y, por ahora, no presta atención a sus fundamentos".

En las empresas no le pierden pisada a lo que pasa con la soja. Y dan por descontado un escenario volátil. "Vamos a seguir teniendo volatilidad en los próximos meses. Los fundamentos del mercado de granos siguen siendo fuertes, pero con Estados Unidos en zona de estancamiento económico y con el desenlace de la crisis europea por verse, hay que seguir

Temas en esta nota