El Gobierno defendió al Indec en EE.UU.

Envió un informe a las autoridades financieras, en el que expresó su voluntad de volver a los mercados y emitir deuda externa.

04deOctubrede2011a las08:16

En una presentación formal, el gobierno de Cristina Kirchner ratificó aquí al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) como el único organismo capaz de medir la inflación en la Argentina; aseguró que está en marcha una renegociación de obligaciones con el Club de París y admitió que piensa "volver al mercado" para emitir deuda por cerca de US$ 13.300 millones.

El documento hace también consideraciones políticas. Entre ellas, ratifica la posibilidad de cortar los vuelos a las islas Malvinas si Londres no se sienta a negociar sobre la soberanía del archipiélago, y defiende el "modelo" como garante de crecimiento, "aun cuando otros países, incluido Estados Unidos" sufrieron una recesión.

La eventualidad de una vuelta al mercado de capitales es parte de las expresiones que el Gobierno incluyó en un formulario presentado ante la autoridad local del mercado de valores (la SEC, por sus siglas en inglés).

En el último año, el ministro de Economía, Amado Boudou, sugirió varias veces la posibilidad de retornar al mercado de capitales, pero luego lo desestimó por innecesario y poco conveniente, ante las tasas de dos dígitos que se le quieren cargar al país por su riesgo financiero.

El documento 18-K (como se lo conoce en la jerga burocrática) forma parte de las obligaciones informativas a las que está sometido el gobierno argentino en cuanto tenga papeles emitidos en el mercado local.

Se trata de una presentación que se debe renovar, al menos, una vez al año y que constituye una ratificación oficial de compromiso financiero y económico en el exterior.

En ese punto, uno de los apartados del documento ratifica la condición de la Argentina como socio del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del G-20, en los que asume compromisos de "transparencia financiera".

Entre los datos salientes, figura la posibilidad de que el Gobierno emita deuda para afrontar compromisos por 13.300 millones de dólares durante el año próximo.

"Para el 2012, se planea financiar servicios de deuda con múltiples fuentes", entre las que figuran "nuevas emisiones de deuda en el mercado", según afirma el documento.

Fuentes cercanas al Gobierno consultadas por La Nacion en Buenos Aires relativizaron el dato y aseguraron que se trata de "una expresión que se utiliza normalmente" para el caso de que la emisión se concrete, pero que no quiere decir que esté decidido.

Firmado por el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, el formulario fue presentado el viernes, pero se lo conoció ayer. De él se entregaron copias al estudio de abogados neoyorquino que representa a la Argentina en los tribunales norteamericanos, entre ellos, el del magistrado Thomas Griesa, que entiende en reclamos por deuda externa impaga.
Participación en el G-20

Uno de los apartados del texto hace una defensa del Indec, al que destaca como el "único capaz" de medir la inflación en el país. Y destaca el hecho de que el país "es miembro del G-20 desde el momento de su fundación, en 1999", durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem.

Pondera el papel del grupo en "aportar soluciones" para la crisis financiera global de 2008 y asegura que, en su condición de miembro, la Argentina suscribe el compromiso de "adoptar estándares formales en materia de transparencia fiscal".

Hasta ahora, sin embargo, el país es el único integrante de ese foro que no ha sometido sus cuentas a la auditoría del FMI, a lo que está obligado como miembro del organismo y del G-20, entre ellas, la de la inflación.

Esa resistencia figura entre las razones de una embestida diplomática de Washington, que ha decidido no convalidar nuevos créditos al país ante bancos multilaterales y que, según se indicó en fuentes locales, podría

Temas en esta nota