Precipitaciones traerán alivio a zonas productivas

Según los pronósticos del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, en los próximos días las buenas precipitaciones traerán alivio para casi todas las zonas productivas del país. Esto servirá para atenuar la situación deficitaria de agua para los cultivos ante la llegada de una nueva Niña, que se espera sea “moderada“.

06deOctubrede2011a las09:57

Técnicos del INTA brindan recomendaciones para afrontar el clima que se viene: planteos productivos estratégicos y un cuidadoso manejo de los cultivos.

Según los pronósticos del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, en los próximos días las buenas precipitaciones traerán alivio para casi todas las zonas productivas del país. Esto servirá para atenuar la situación deficitaria de agua para los cultivos ante la llegada de una nueva Niña, que se espera sea “moderada”.

“No sólo en los últimos meses las precipitaciones fueron escasas en general, sino que en algunas regiones como Córdoba (principalmente), La Pampa y noroeste de Buenos Aires se arrastra un déficit de agua en el suelo desde el último verano”, indicó Pablo Mercuri, director de Clima y Agua.

Las lluvias continuarán irregulares en la distribución espacial y temporal, caracterizándose por la alta variabilidad. “Si bien se esperan lluvias que podrían traer alivio en varias zonas productivas, la situación deficitaria –observada en los balances de agua en el suelo en el oeste de la región pampeana y toda la franja semiárida– necesitará de varios eventos de lluvia para revertir el estado actual”, señaló Mercuri.

En esta línea, Roberto De Ruyver –especialista del INTA– explicó que hasta el momento la distribución de las precipitaciones fue en toda la región “muy heterogénea” y que los “cultivos de invierno comienzan a sentir la falta de humedad”.

El informe semanal del Instituto de Clima y Agua puntualiza que tanto el trigo como la cebada están en macollaje o encañazón de acuerdo a las zonas, y han comenzado a atravesar el periodo crítico de uso de agua para el normal desarrollo del cultivo.

Recomendaciones para sembrar

La falta de humedad adecuada en el perfil del suelo genera demoras en la siembra, situación que afectaría a los cultivos de maíz y soja. “Debido a esta situación, muchos productores especulan con las próximas lluvias y se volcaron a realizar siembras de maíz tardías o de segunda”, expresó Fernando Mousegne, especialista en manejo de cultivos del INTA San Antonio de Areco –Buenos Aires–.

Los sitios en donde más se avanzó con el maíz, se ubican en gran parte de la provincia de Entre Ríos, centro-norte de Santa Fe y parcialmente en la zona núcleo. “Según nuestros registros, la superficie sembrada alcanza el 40%”, aseguró Mousegne.

Debido a que la tendencia más probable es el posible déficit en las lluvias durante este trimestre, Mercuri hizo hincapié en la implementación de “prácticas agronómicas para optimizar el uso del agua”.

En este sentido, Mousegne explicó que es importante que el productor comprenda que para el desarrollo uniforme de la soja debe mantener los “lotes limpios de malezas, con niveles de cobertura mínimos aceptables –un 40% del suelo con residuos del cultivo anterior– y asegurarse de que las semillas sean de calidad y con buen poder germinativo”.

Por otro lado, De Ruyver aclaró que aún en “años Niña”, no se debe descartar la probabilidad de ocurrencia de eventos extremos de corta duración tales como “lluvias copiosas en periodos muy cortos, irrupciones breves e intensas de aire frío, olas de calor y situaciones de déficit hídrico localizado”.

Asimismo, Mercuri sugirió la consulta periódica de la información –que se publica en la web de Clima y Agua– sobre la evolución de las condiciones climáticas, situación actual y perspectivas futuras.

Temas en esta nota