Septiembre negro para los granos - Por Juan Morelli (*)

La firmeza del dólar, el arbitraje de los inversores y la sorpresa de stocks en Estados Unidos formaron un cóctel difícil de digerir. Octubre todavía no definió su tendencia.

Por
07deOctubrede2011a las07:46

El viernes pasado cerró septiembre y dejó un tendal en el valor de los granos en Chicago. La cotización de la soja cayó en el mes un 19 por ciento al tiempo que el descenso en el caso del maíz y el trigo estuvo en torno al 23 por ciento.

La magnitud de las cifras sin dudas luce preocupante, aunque requiere un análisis pormenorizado que brinde una explicación.

Por un lado, la situación financiera internacional, con el problema latente de la deuda en Europa y las indefiniciones sobre cómo resolver el conflicto, provocó un importante fortalecimiento del dólar, alcanzando niveles que no se observaban desde enero. La apreciación de la divisa norteamericana impacta directamente sobre la competitividad internacional de los granos, valuados en dicha moneda.

Las dudas sobre la economía global propiciaron liquidaciones de fondos en todas las plazas bursátiles. Las ventas provocaron bajas generalizadas en diversos activos durante septiembre, pero que ya venían siendo importantes desde agosto. El precio del barril de petróleo en Texas cayó 10 por ciento en septiembre y 7 por ciento en agosto, el Dow Jones recortó 6 por ciento y 4 por ciento, respectivamente, el índice Standard&Poors también tuvo lo suyo con caídas de 7 por ciento y 5 por ciento.

¿Qué pasó con los granos en agosto? La posición más cercana de la soja en Chicago subió 7 por ciento, la del maíz 13 por ciento y la del trigo 10 por ciento. La fuerte baja en los valores observada en septiembre posiblemente haya hecho olvidar el recorte constante que sufrió la calificación de los cultivos estadounidenses durante julio y agosto, factor que brindó sustento a los productos agrícolas mientras las plazas financieras se mostraban débiles.

La estabilización de la condición de las plantaciones, los inventarios de maíz mayores a lo esperado que reportó el Departamento de Agricultura estadounidense (Usda) en su informe de stocks trimestrales para Estados Unidos (implicando que finalmente se dio el racionamiento de la demanda) y el comienzo de la cosecha norteamericana golpearon a los mercados agrícolas desde el lado de los fundamentos, quitando el sustento que mantenía a los precios. De esta manera, en septiembre se conjugó la debilidad de la situación financiera internacional con un arbitraje por parte de los inversores al considerar que los granos habían quedado relativamente “caros”. De ahí la magnitud observada en la caída de los valores.

¿Qué esperar para el futuro cercano? Si el dólar se dirige a los niveles máximos del año anterior y el panorama financiero no mejora, la soja podría testear los 1.000 cents en Chicago (equivalente a una soja mayo 2012 de 240 dólares). Como referencia, en la crisis 2008 llegó a 800 cents . Si Europa encuentra una solución creíble a la crisis que atraviesa, tal vez los próximos meses no sean tan turbulentos. Por lo pronto, octubre todavía no definió una tendencia clara de precios.

El miércoles el Usda publicará un nuevo informe de oferta y demanda mundial, en el cual se tendrá un cálculo más aproximado respecto al tamaño de la cosecha norteamericana. Hasta entonces, es una buena oportunidad para el productor local de afinar el cálculo de sus precios de indiferencia y aprovechar algún rebote en el mercado para captar mejores valores.

(*) Analista del mercado de fyo.com

La Voz del Interior

Temas en esta nota