Precios y costos complicados

La importante baja en el precio internacional de los granos originada en la crisis financiera, se reflejó en la plaza local. En un mes precio a cosecha de la soja cayó 40 u$s/t, al igual que el precio estimado para el girasol. El maíz bajó 12 u$s/t y el trigo 21 u$s/t. Los precios a cosecha de estos dos cereales ya tenían un importante descuento respecto del FAS teórico, con lo cual la caída externa no se reflejó en forma lineal.

Por
07deOctubrede2011a las11:35

En el cuadro adjunto, correspondiente a la zona sur de Córdoba, se presentan los márgenes de los cultivos de trigo, maíz, girasol y soja, tanto para el productor que siembra en su campo como para quienes lo hacen en campos de terceros. Se han tomado como referencia los precios estimados a cosecha 2012 en granos gruesos y trigo.

 

 

Por el lado de los costos, hay aumentos en algunos herbicidas como el glifosato, al igual que en los fertilizantes. El aumento del precio del gasoil impactó no sólo en el precio de los laboreos agrícolas, sino también en los fletes. En este orden, CATAC presentó una nueva tarifa de referencia para utilizarla en la próxima cosecha fina, con incrementos del orden del 35% respecto de la tarifa que se utilizó en la última cosecha gruesa, y un 20% más cara que la que se está utilizando actualmente. También se verán incrementos en las tarifas de cosecha.

Las proyecciones del cuadro adjunto muestran un quebranto muy importante para el trigo, que además no tiene buenas perspectivas de rinde en la zona, ante la falta de precipitaciones de los últimos meses. El maíz muestra quebranto para siembras en campo arrendado para rindes inferiores a 76 qq/ha. El girasol muestra quebranto en campo arrendado para todo el rango de rindes, mientras que en campo propio el rinde debe superar los 20 qq/ha para salir del quebranto. La soja de primera no muestra pérdida en campo propio para los rindes expuestos. Para siembras en campo arrendado, el rinde debe superar los 30 qq/ha para salir del área de quebranto.

La ecuación de aumento en los costos y baja en los precios es muy complicada para el productor, máxime cuando los pronósticos coinciden en que habrá un fenómeno la Niña, con lluvias por debajo de lo normal, que pueden afectar los rindes. Es en este contexto donde se pone más en evidencia el sinsentido de las políticas de intervención del mercado de exportación, y del enorme peso de las retenciones. En este aspecto, por ejemplo, se da la paradoja de que un rinde de 24 qq/ha de soja en campo arrendado implica un quebranto de 109 u$s/ha para el productor, pero aporta 338,4 u$s/ha de recaudación por retenciones.

Fuente: Márgenes Agropecuarios

 

Temas en esta nota