Plazos fijos en pesos crecen la mitad que en agosto y sólo se renuevan a 60 días

La dolarización impone a las entidades el mayor limitante para captar fondeo en pesos. Y les impide sostener una expansión del crédito que hasta hoy se ubica en el 50% interanual.

Por
11deOctubrede2011a las08:04

El escenario de restricción crediticia que pronosticaron banqueros, consultoras y calificadoras para la Argentina parece estar cada vez más cerca. Hoy las entidades reciben dinero del sector privado sólo con vencimientos menores a los 60 días y a un ritmo que se ubica muy por debajo de la inflación. La captación del fondeo se empieza a percibir así como el mayor limitante que tendrá el sistema, en poco tiempo, para sostener una expansión del crédito que hasta ahora se mantenía en el 50% interanual. Y es el factor que explica, a su vez, la fuerte suba de tasas de interés que se vio en los últimos días en los plazos fijos y que elevará, tarde o temprano, el costo de todas las líneas de préstamos bancarias.

Los depósitos en pesos del sector privado crecieron en septiembre apenas un 0,8% respecto de agosto. El avance, anualizado, se ubica –por primera vez en el año– por debajo de la mitad del nivel de inflación real doméstica que hoy está en manos de las provincias y las consultoras privadas (25%).

Hoy los plazos fijos son poco más de $ 100.000 millones y suman, junto a las cuentas a la vista, un fondeo en pesos de $ 248.000 millones. Pero su crecimiento se está dando solamente por la captación del fondeo de corto plazo. Los plazos fijos menores a 60 días avanzaron en septiembre 3,1%. Los mayores a ese plazo, en cambio, cayeron todos: entre 1% y 4%. Hoy, tres de cada cinco pesos que tienen las entidades como plazo fijo es a menos de dos meses.

“Los depósitos están creciendo poco y nada, porque la dolarización sigue alta. No podemos prestar todo el fondeo. Si bien no hay un problema de liquidez, se va a ser más cauteloso en el crédito,. El ritmo de demanda podrá estar en estos niveles, pero probablemente no vayamos a poder atender todo y tengamos que subir las tasas”, se sinceró días atrás el gerente financiero de un banco privado.
La dificultad para hacerse de pesos en el sistema se reflejó estos días en una fuerte suba de las tasas de interés. Para los plazos fijos mayores al millón de pesos, las entidades ofrecen un retorno del 15,62% anual.

A fin de la semana pasada, incluso, un banco público que paga un 13% de tasa por ahorros a minoristas, ofrecía unos 300 puntos básicos adicionales a quienes realizaran sus depósitos a través del homebaking. Llegaba, así, a convalidar un inédito retorno del 16% para pequeños ahorristas.

“Esto tiene que ver, obviamente, con la situación electoral, porque el refugio del dólar está latente. Si bien no están cayendo los depósitos, tampoco están creciendo”, comentó el analista de Zonabancos.com, Gustavo Giraldez. La desesperación por el billete se ve en el incremento que mostraron este mes las cajas de ahorro: las que son en moneda local, crecieron un 0,4%; las que son en dólares, un 4,6%. “El ahorrista, haya votado o no a Cristina, hace sus reservas en dólares porque supone que algo acá va a tener que cambiar y no correr ningún riesgo. Aún sabiendo que el Gobierno va a continuar. Porque la Argentina no puede seguir creciendo al 9% como hoy, con el resto del mundo adquiriendo productos y consumiendo, cuando la realidad indica que en poco tiempo va a haber retracción en todos los países”, se explayó un banquero.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota