Buscan regular los créditos bancarios en favor de los pequeños productores

El diputado radical Julio Martínez impulsa que el ministerio de Agricultura, junto a las entidades bancarias privadas y públicas, fije un porcentaje mínimo de colocaciones crediticias para el sector agropecuario.

11deOctubrede2011a las10:33

El diputado nacional por La Rioja, Julio Martínez (Unión Cívica Radical) está impulsando un proyecto de ley con el objetivo de fijar las bases que regulen el crédito bancario en el sector agropecuario.

De aprobarse su iniciativa, el ministerio de Agricultura deberá concertar con el Banco de la Nación Argentina (BNA), los bancos provinciales provinciales, privados y demás instituciones financieras, dentro del primer mes de cada año, el porcentaje mínimo de la cartera de crédito que se destinará al sector agropecuario, tomando en consideración los ciclos de producción y comercialización.

En caso de no lograrse el referido acuerdo, propone Martínez, el Jefe de Gabinete de Ministros, podrá fijar dicho porcentaje, el cual en ningún caso, podrá ser menor del 25% del monto de las colocaciones crediticias.
 
En el porcentaje de cartera de crédito destinado al sector agropecuario deben estar incluidos los créditos a mediano y largo plazo.

Los destinatarios  del crédito agropecuario serán pequeños y medianos productores, cooperativas de productores agropecuarios, y pequeñas y medianas empresas del sector agropecuario. 

En su artículo 4, el proyecto propone que las entidades bancarias deberán establecer una tasa de interés para el porcentaje de las colocaciones crediticias que se destinen al sector agropecuario igual o menor al promedio de las tasas corporativas más bajas de los 6 primeros bancos comerciales, promediando dicho índice con la menor tasa del BNA para operaciones crediticias al sector agropecuario, índice que deberá ser establecido por vía reglamentaria.

Dichas tasas serán certificadas por el Banco Central de la República Argentina. 

La tasa de interés fijada debe ser cancelada por el prestatario al vencimiento de cada cuota del crédito y no por anticipado.

En el artículo 5, Martínez propone que el porcentaje de las colocaciones de las entidades bancarias deberá destinarse a: operaciones de financiamiento que tengan por objeto satisfacer requerimientos de los subsectores agrícola-vegetal, agrícola-animal, agrícola-pesquero y agrícola-forestal.

Se refiere a operaciones de producción realizadas por los productores agropecuarios y la adquisición de insumos, maquinarias, vientres, mejoras productivas, asistencia técnica y bienes de capital, así como las operaciones de almacenamiento, transformación y transporte, cuando sean realizadas directamente por los propios productores agropecuarios.

La otra opción es que se destinen a operaciones complementarias de la producción realizadas por empresas de servicios con participación mayoritaria de los productores agropecuarios; y a la construcción de infraestructuras requeridas para optimizar procesos productivos agropecuarios.

Las entidades bancarias, por otra parte, serán las encargadas de supervisar que los créditos otorgados sean efectivamente destinados a los fines previstos, y deberán solicitar de los beneficiarios la documentación demostrativa del uso que hagan de los recursos obtenidos.

En la propuesta se fija que los bienes inmuebles, como extensiones de tierra, casa utilizada como vivienda familiar no podrán ser tomados como avales del presente crédito, y por lo tanto quedan exentos de cualquier medida de tipo cautelar.

Tampoco serán tomados como avales y ser sujetos de embargo los bienes destinados a la actividad productiva como vehículos y maquinarias.
Podrán avalar el crédito agropecuario creado en la presente ley, lo producido o a producir en la actividad objeto del presente.

Los diputados nacionales Ricardo Buryaile, Ulises Fo

Temas en esta nota