Sequía disparó emisiones de dióxido de carbono

La sequía que azotó la región amazónica entre julio y septiembre de 2010 redujo el área de bosques y provocó la liberación de 1.800 millones de toneladas de dióxido de carbono, reveló un estudio divulgado por el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

Por
12deOctubrede2011a las07:46

 
Río de Janeiro -La investigación realizada por el científico estadounidense Christopher Potter, de la Agencia Espacial norteamericana (NASA) y publicada por la revista científica Environmental Research Letters, advierte del riesgo de un colapso ambiental de la Amazonia en caso de que el cambio climático haga repetirse sequías extremas como la del año pasado.

Sobre la base de datos de satélites que monitorean la Amazonia, Potter y sus colaboradores apuntaron que la de 2010 fue la peor sequía de la historia reciente de la foresta amazónica y afectó principalmente a los bosques de Colombia y Ecuador, y de los estados brasileños de Acre y Amazonas, en el noroeste del país.

La cantidad de dióxido de carbono liberada entre julio y septiembre del año pasado supera la liberada por la India en el mismo año.

Según el estudio, los efectos de esa falta de lluvias han sido «básicamente equivalentes a los efectos aliados de la deforestación y de los incendios».

Potter y sus colaboradores afirman que, así como ocurrió en la grave sequía de 2005, existe la posibilidad de que la foresta se recupere gradualmente, pero advierten que el aumento de la frecuencia de sequías severas, que resulta en parte de la deforestación y del cambio climático, puede salir de control y llevar la Amazonia al colapso.

Temas en esta nota