Advierten que Brasil se frena más rápido de lo previsto

Instan a trabajar en una mejor complementación en el marco del acuerdo con el Mercosur.

14deOctubrede2011a las07:56

Exposiciones que apuntaron a advertir oportunidades y desafíos para la Argentina en la región dejaron a la luz un escenario pleno de inquietudes con la confirmación de que Brasil está en pleno proceso de desaceleración de su economía, y Estados Unidos, en vías de una recuperación muy lenta, a pesar de una inédita intervención estatal y dependiente de consumidores que palpitan el duro desafío y se muestran más cuidadosos que nunca.

"Nuestra economía se desacelera más rápido de lo esperado", reconoció el economista jefe de Unibanco Itaú, Ilan Goldfajn, y estimó que el crecimiento proyectado para 2012 es del 3,7%, con piso del 2,9% en caso de una desaceleración global.

A ese ritmo cuesta abajo del país vecino se suma la marcha lenta de la recuperación estadounidense. "El consumo está retraído y el desempleo es altísimo y preocupante", remarcó Kristin Forbes, ex asesora de la Casa Blanca, que resaltó no sólo el índice de 16,5% de desocupación, sino que en ese grupo hay un alto porcentaje de población con muy buen nivel de estudios. "Eso nos habla de un desempleo a largo plazo", afirmó.

Bernardo Kosacoff, profesor de las universidades Torcuato Di Tella y de Buenos Aires, completó el panel que cerró la actividad matinal de la segunda jornada del 47° Coloquio de IDEA. Desde allí convocó a tomar "decisiones estratégicas para enfrentar este tsunami" y planteó como desafío para la economía argentina el "agregado de valor a su abundante producción primaria".

"Hay mucho para crecer juntos", dijo sobre la posibilidad de que la Argentina y Brasil, en un ambiente de confianza y previsibilidad, definan una nueva agenda de complementación y especialización en rubros que, a la vez, les permita salir juntos para colocar manufacturas en terceros mercados. "Hagamos de la oportunidad una crisis", advirtió.

El ex ministro Miguel Peirano coordinó este panel en el que Forbes, que fue asesora de la administración de George W. Bush entre 2003 y 2005, fue contundente al graficar la dimensión de la actual situación en Estados Unidos y el duro proceso de recuperación que intenta la gestión del presidente Barak Obama.

Dijo que todo es mucho más lento que en crisis anteriores, incluidas las posteriores a las dos guerras mundiales. "Cuatro años después de la recesión de 2007, recién estamos llegando al nivel de actividad donde estábamos antes de que comenzara", explicó ante un salón colmado por cientos de empresarios.

Planteó a los consumidores como el gran factor y motor de recuperación, pero dijo que la crisis les hizo perder patrimonio y los volcó hacia el ahorro. "Cuando hay ahorro, hay menos consumo", dijo.

Sólo destacó un momento próspero, con crecimiento y productividad, para grandes corporaciones. En cambio, destacó las dificultades que afrontan las pequeñas y medianas empresas, que son las principales generadoras de empleo.
Esa vecina inquietud

Brasil también palpita dificultades, pero a la vez toma recaudos y tiene un plan a mano. Así lo confirmó Goldfajn, y señaló el objetivo de inflación del 5,9% y la baja de tasa de interés como variable clave para la economía de su país. "Pasar del 12 al 9% evitará que la desaceleración sea aún más pronunciada", aseguró quien es referente del Itaú, una de las entidades financieras más importantes del mundo.

A esas herramientas les sumó como un dato a favor el crecimiento de la clase media de Brasil. Recordó que esa franja social tuvo una expansión de casi un 50% en poco más de un lustro, ya que pasó de 80 millones de personas en 2003 a 114 millones en 2009.

Su pronóstico es que Brasil podrá crecer al 4 o 5% si la crisis no se agudiza, y siempre y cuando el foco de las exportaciones no se instale en Estados Unidos y Europa, ya golpeados,

Temas en esta nota