Rotación y comercialización van de la mano

En distintas zonas y cultivos del territorio tucumano se ejercita esta práctica de manejo sustentable, recomendado por las entidades de investigación para la preservación de los suelos y el control de plagas y enfermedades. Entre ellas, las producciones de soja, de caña de azúcar y de citrus, con rotaciones con maíz, gramíneas y cereales.

14deOctubrede2011a las10:57

 En reiteradas oportunidades, en LA GACETA Rural publicamos artículos y columnas de opinión sobre la necesidad que existe en nuestra provincia, y en toda la región del NOA, de realizar rotaciones técnicamente recomendables, que permitan en el tiempo lograr una sustentabilidad amigable con el medio circundante.

En forma permanente, desde esta columna venimos diciendo, afirmando y tratando de generar conciencia sobre los efectos nocivos que provoca el monocultivo de cualquier especie, modalidad que termina siendo perjudicial en diferentes aspectos. Es que los monocultivos favorecen la proliferación y el asentamiento permanente de plagas y de enfermedades, que terminan siendo muy complicadas de manejar en el cultivo que se está realizando.

Las rotaciones favorecen el manejo permanente de cualquier especie. Con este manejo, las plagas y las enfermedades de cierto cultivo no prosperan, ya que en un determinado año la plaga o enfermedad específica no tiene a su alcance su alimento y medio necesario para crecer y reproducirse.

Rotaciones como la soja con maíz, caña de azúcar con soja, cítricos con gramíneas, papa con cereales, etc, siempre fueron recomendados. En nuestra provincia se las hace a medida que el productor va conociendo los beneficios que traen aparejados.

Recorriendo las zonas productivas locales podemos observar plantaciones y cultivos que se rotan de manera sistemática y técnicamente recomendadas por los organismos de investigación.

Ejemplos
Los productores tucumanos de citrus cuando hacen reemplazo de sus plantaciones, ya sea porque las plantas cumplieron muchos años produciendo y necesitan renovarse, o por el recambio de variedades, después de proceder a sacar esas plantas viejas siembran gramíneas -como el sorgo-, y dejan que el cultivo que fue rotado se exprese completamente y luego es incorporado al suelo antes de plantar nuevamente.

Los productores cañeros están trabajando en sus rotaciones con soja con muy buenos resultados al tener un cultivo anual sembrado en un lote donde luego se renovará el cañaveral.

Pero lo que genera satisfacción es que los productores de soja en la provincia incorporaron el maíz o el sorgo como una rotación válida para tener un sistema productivo sustentable en el tiempo.

En los lotes tucumanos ya se acerca la trilla de trigo y se está a pocos días de que comiencen las labores de presiembra de gruesa, después de una campaña pasada en la cual la superficie sembrada con maíz y sorgo superó las 60.000 hectáreas en la provincia.

Durante la campaña anterior la producción de soja se vendió sin problemas, pero en lo referente a maíz, todavía hay en los campos de la región gran cantidad de toneladas en silos bolsas sin que se haya vendido, debido a las políticas de comercialización de granos, específicamente de maíz, que desde la Casa Rosada se está aplicando.

Los técnicos especializados en el tema afirman que lo ideal es que se rote en la zona sojera un porcentaje cercano al 30% del total del área sembrada, que es un valor ideal. Pero hace poco tiempo se terminaron de trillar las 60.000 hectáreas actuales que fueron sembradas y todavía no se terminó de comercializar el maíz de la provincia, de la región, ni del país.

Sin cambios
El Gobierno nacional mantiene un sistema de prohibición de exportaciones, de ROE y de distribución de cantidades a exportar por empresas. El problema es que autorizaciones de venta que otorgan las autoridades no son para todos por igual.

Esta situación no solo

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota