En alerta por la crisis, gremios aceptan moderar pauta salarial si baja la inflación

Admiten que hay que hacer esfuerzos para evitar que la crisis derive en despidos y suspensiones. Pero exigen que Gobierno y empresas garanticen una menor inflación.

Por
17deOctubrede2011a las07:50

La advertencia de Hugo Moyano de que se vienen “tiempos difíciles” en el país parece ser un pronóstico compartido en la mayoría de los gremios, donde admiten su inquietud por los efectos de la crisis internacional y reconocen la necesidad de avanzar en 2012 en un esquema de moderación salarial que permita descomprimir expectativas inflacionarias y a la vez evite cualquier impacto de la desaceleración económica sobre el mercado de trabajo.

“Se vienen meses difíciles y hay que bajar los decibeles, hacer algún aporte a la moderación y responsabilidad para evitar problemas”, afirmó a El Cronista un referente de un poderoso gremio industrial, en línea con los planteos que desde hace semanas alientan en la conducción de la UIA y en otras entidades empresarias. El propio Moyano había vaticinado el jueves que el “país no va a ser el mismo” el próximo año y que en ese marco serán muy complicadas las negociaciones salariales.

Con vistas a ese escenario, en el ámbito sindical coinciden sobre la necesidad de moderar los reclamos de aumentos conforme a la inflación real anual y analizan diversas propuestas para poner en práctica ese objetivo, todas ellas atadas a un compromiso efectivo del Gobierno y los sectores empresarios con una moderación similar en los precios. Al respecto, mencionan la alternativa de conformar en los primeros meses del próximo año una mesa de negociación tripartita destinada a fijar un parámetro para los aumentos que después se replicaría en el conjunto de las negociaciones. “La idea sería que esa mesa de un consejo, una sugerencia y que luego se los gremios la tomen como referencia”, apuntó otro vocero del sector gremial.

Sin embargo, no hay una posición uniforme entre los sindicatos acerca de la forma y los plazos de un virtual acuerdo de salarios y precios. Una de las alternativas bajo análisis plantea establecer una pauta salarial general de 20% anual bajo un esquema de pagos escalonados, con posible revisión en octubre o noviembre en caso de un incremento de precios mayor al previsto y la consideración de que algunas actividades puedan negociar algún punto más por productividad.

Otra posibilidad, deslizada desde un importante gremio, apunta a la idea de un acuerdo de más largo plazo (dos años o más), con un esquema de aumentos descendentes y la aplicación de medidas rigurosas y mayor disciplina en el control de la inflación. “Si hay contención en serio de los precios, se puede plantear una pauta de 19% o 20% para el año que viene y bajarla a 13% o 14% en 2013, para llegar con un dígito el tercer año. Pero hay que esperar las próximas señales, sobre todo después de la elección”, indicaron las fuentes.

Mientras, atentos a las derivaciones de la crisis, algunos gremios de la industria ya comenzaron a ofrecer gestos de moderación preparando el terreno para la negociación salarial del año próximo. Tanto los mecánicos de Smata como los metalúrgicos de la UOM anticiparon que no prevén avanzar en las próximas semanas con pedidos de suplementos salariales de fin de año, como ocurrió durante los años. A ello se suma que el propio sindicato de Camioneros, que había anunciado hace más de un mes que negociaría un bono de $ 4.000 para Navidad, aún no formalizó ningún reclamo ante la Fadeeac, que agrupa al transporte de cargas.

Al respecto, el abogado y especialista sindical Lucio Garzón Maceda remarcó que el suplemento se seguirá negociando en aquellas actividades en las que esté más institucionalizado, y puede quedar en suspenso en los casos en que su aplicación constituyó una solución coyuntural.

Temas en esta nota