Lluvias en la región ilusionan con una supercosecha

Las lluvias de los últimos 10 días dejaron los suelos en condiciones favorables para el maíz, el trigo y la soja en la Argentina, aunque los efectos negativos de La Niña comenzarán a sentirse en diciembre, cuando podrían golpear los rindes, dijo ayer un experto. La situación es similar en la región, por lo que se alienta una supercosecha para Sudamérica.

18deOctubrede2011a las09:42

La escasez de precipitaciones de septiembre afectó el crecimiento del trigo y demoró la siembra del maíz, mientras que había generado preocupación para la soja, cuya implantación está a punto de comenzar en la Argentina, uno de los principales exportadores mundiales de granos.

«Las reservas (de agua) están muy bien en toda la parte este de la región pampeana, son adecuadas en el centro y todavía hay algunas áreas con déficit en la zona oeste», dijo José Luis Aiello, director de la Consultora de Climatología Aplicada (CCA).

«Las lluvias que fueron interesantes para las zonas con déficits importantes sirvieron para mejorar la situación, pero no se llega a condiciones óptimas», añadió.

El Ministerio de Agricultura espera para el ciclo 2011/12 una cosecha de soja de entre 52 y 53 millones de toneladas, de maíz de cerca de 30 millones y de trigo de entre 11 y 13 millones de toneladas.

Sin embargo, las lluvias de octubre no significan que se haya superado el fenómeno de La Niña, cuyos efectos -la escasez de precipitaciones es el principal- recién se harán sentir a partir de diciembre. «El partido se juega en diciembre y en enero», señaló Aiello. El especialista recomendó a los productores demorar la siembra para evitar que los cultivos atraviesen el período de floración en momentos de escasa humedad.

El director de la CCA dijo que se esperan lluvias moderadas para hoy y mañana en el sur de Córdoba, el sur de Santa Fe y el norte de La Pampa, algunas de las principales provincias agrícolas del país detrás de Buenos Aires.

Brasil

Por su parte, el cinturón de soja de Brasil alcanzó en los últimos días un nivel abundante de precipitaciones que facilitará la siembra del segundo mayor productor global de la oleaginosa, dijo ayer la agencia meteorológica Somar.

Luego de una lenta llegada de las precipitaciones a los principales estados productores de soja del centro oeste de Brasil, la lluvia entró a la región con mayor consistencia la semana pasada, llevando humedad en abundancia a algunas regiones.

Goiás y Mato Grosso do Sul, el cuarto y quinto mayor estado productores de soja de Brasil, respectivamente, ambos localizados en el centro oeste del país, ya han superado o están cerca de los niveles promedio de lluvia para todo el mes de octubre.

Los analistas informaron que la siembra en algunas áreas del principal estado productor de la oleaginosa en Brasil, Mato Grosso, ya está casi completa. Ese estado es normalmente el primero en Brasil en plantar y cosechar.

Las lluvias aisladas en la región centro oeste comenzaron a mediados de septiembre y se han propagado con mayor intensidad desde entonces. Se espera que continúen las precipitaciones aisladas en la semana, con temperaturas y humedad en aumento en la región.

Los estados productores de soja del sur de Brasil también están recibiendo excelentes lluvias esta temporada. Paraná, el segundo mayor productor de soja del país, ha visto un 78% de su promedio de lluvia mensual en lo que va de octubre y las labores de cultivo están bastante avanzadas.

Río Grande do Sul, el tercer mayor productor de la oleaginosa, no está mucho más atrás en el total de lluvias para el mes, pero no se espera que comience a sembrar hasta noviembre.

El riesgo de sequía en los estados productores de soja del sur es ligeramente mayor este año en comparación con la temporada anterior, que registró rendimientos récord debido a la buena distribución de precipitaciones, afirmó Somar.

Temas en esta nota