Trigo: malestar entre los productores

Pese a que el gesto de Cristina Kirchner de visitar la sede de Coninagro fue bien recibido en el sector, sus palabras ratificando que "el control sobre el trigo y el maíz va a seguir" volvieron a sembrar pesimismo entre los productores.

19deOctubrede2011a las07:44

Al respecto, productores de zonas que aún no pudieron vender el trigo por las trabas que impone el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, expresaron su malestar por la falta de señales sobre un cambio en la comercialización. Pero no sólo eso: advirtieron, además, que el cereal que tienen guardado en bolsas de almacenaje por no poder comercializarlo se les está echando a perder.

Como dato adicional, el precio para los productores argentinos es, por las retenciones y las trabas, casi la mitad del valor internacional. Ayer la cosecha nueva marcó US$ 145 la tonelada, contra 261,43 del mercado de Kansas, en los Estados Unidos.

Se estima que en el país hay en manos de los productores 2,7 millones de toneladas aún sin vender, según surgió de listas que, a pedido del Gobierno, confeccionaron corredores de cereales. Es casi un 20% de la última cosecha. En plata son más de US$ 400 millones.

"Acá seguimos esperando que haya medidas para poder exportar trigo", contó Patricio Bosch, presidente de la Sociedad Rural de Necochea.

Según Bosch, allí y en los alrededores de esa región del sudeste bonaerense, hay un millón de toneladas que los productores aún no pudieron vender, sobre tres millones de toneladas que produjeron. La última semana, acopiadores y corredores le elevaron a Moreno una lista con los nombres de los productores que poseen mercadería en sus campos. Pero, según Bosch, aún "no hay noticias" sobre su compra.

En Coninagro, Cristina Kirchner señaló que la mercadería excedente no fue declarada ante la AFIP y por eso no se liberaba la exportación. De una cosecha de 15 millones de toneladas, según el Gobierno, se declararon 13,9 millones de toneladas.

Sin embargo, para Néstor Roulet, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), con sede en Córdoba, la tesis presidencial "es errónea" y recordó que antes Agricultura tenía un sistema que permitía conocer todo lo cosechado.
Pesimismo

A todo esto, Bosch fue crítico sobre los problemas que sobrevienen con las dificultades para vender, porque el trigo no se puede almacenar en bolsas de plástico infinitamente. "Hay un deterioro; hay un porcentaje que se está pudriendo", expresó el ruralista de Necochea, donde los productores invierten US$ 350 millones para sembrar.

En San Cayetano, otra región triguera, tampoco son optimistas. El viernes pasado estuvo allí el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y no dejó abierta la puerta para algún cambio.

"Acá el ministro fue claro. Me parece que este sistema de cuotificación va a seguir vigente", indicó Sergio Melgarejo, presidente de la Sociedad Rural local. En San Cayetano, hoy se siembran 40.000 hectáreas con trigo, pero eran 120.000 antes de la intervención del Gobierno en el mercado. "Hay trigo embolsado que está perdiendo calidad y el que no tiene destino [comercial] se les da a los animales ante la imposibilidad de vender", dijo.

Tras las palabras de la Presidenta ratificando el control, en el sector temen que la propuesta de Agricultores Federados Argentinos (AFA) para mejorar la comercialización termine siendo congelada. "Va a ir a un cajón", dijo un operador.

"La Presidenta fue clara; sigue insistiendo en un sistema donde hoy los productores cobramos el 49% de lo que cobran en el resto del mundo", afirmó Roulet

David Hughes, presidente de la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo), que agrupa a la cadena del cereal, se lamentó que "las herramientas que usa" el Gobierno "no son las apropiadas" y causan resultados contrarios a sus objetivos, como mantener los precios de los alimentos.

    *

Temas en esta nota