Cristina volvió a pedir que se moderen los reclamos sectoriales

“Los dirigentes deben entender que un presidente gobierna para 40 millones“, dijo.

Por
19deOctubrede2011a las07:57

Con el tránsito despejado hacia su reelección el próximo domingo, Cristina Kirchner va enviando mensajes sobre algunas cuestiones que quisiera modificar para su próximo mandato.

Ayer, volvió a solicitar prudencia en los “reclamos sectoriales”, que tantos dolores de cabeza le trajeron durante sus primeros cuatro años en la Casa Rosada. Fue en Gualeguaychú, donde asistió a la celebración del 228° aniversario de la ciudad. “Tenemos que entender cuando somos gobierno los reclamos de los sectores. Pero los dirigentes sectoriales deben entender que un presidente debe gobernar para los 40 millones de argentinos y debe articular en forma eficaz y eficiente esos intereses”, contó la Presidenta que le había dicho el lunes a los dirigentes rurales de Coninagro con los que compartió un almuerzo.

“Hubo una época en que los trabajadores no tenían derecho a nada, ni a vacaciones ni a aguinaldo ni a una licencia por enfermedad. Entonces surgió con toda su fuerza el partido en el cual milito desde hace mucho tiempo”, continuó Cristina. “Por eso debemos entender la responsabilidad que tenemos todos los dirigentes, sectoriales, culturales, sociales, políticos, institucionales, de generar puentes de entendimiento. No quiere decir que no haya discusión, simplemente debatir los problemas con números, con propuestas viables”.

Fue un día después de que se cruzara a la distancia con Hugo Moyano en pleno Día de la Lealtad. En su acto en la sede de la CGT, del que no participó ningún funcionario nacional, el camionero había pedido que los gobernantes “cumplan con la doctrina de Perón” y reclamado “viviendas dignas para los trabajadores” que son “los que sostienen a los gobiernos”. Un rato después, Cristina había replicado en un acto por los 60 años de la TV argentina pidiendo “dirigentes sindicales a la altura de las circunstancias”.

Ayer, Moyano volvió a la carga: “La lealtad a Perón y Eva Perón es defender los derechos de los trabajadores”, insistió, mientras otros pesos pesados del gremialismo comenzaban a otear el panorama del post-moyanismo .

Lejos, lejísimos, quedó aquel acto que compartieron la Presidenta y el líder de la CGT en la cancha de River para conmemorar el 17 de octubre de 2010, pocos días antes de la muerte de Néstor Kirchner.

Sin su esposo, Cristina comenzó un proceso de distanciamiento paulatino pero constante del camionero, con el que convivió a desgano durante 4 años. Moyano llegará al Congreso Confederal de la CGT de junio del año próximo ya sin el favoritismo del Gobierno, que aún busca a su candidato.

Tras las primarias, cuando quedó en las puerta de su reelección, la Presidenta se apuró a construir puentes con los industriales y con la dirigencia del campo en busca de aquel tan mentado y nunca concretado acuerdo económico y social tripartito entre el Estado, empresarios y trabajadores. Aunque suene paradójico, está última pata de la mesa que Cristina intenta tender es la más inestable. Ni De Mendiguren, Ni Garetto, ni siquiera Biolcatti se atreven hoy a las bravatas de Moyano.

La Presidenta cierra esta tarde su campaña en el Teatro Coliseo y mañana viaja a Río Gallegos para votar el domingo. El lunes arranca otra capítulo. También para Moyano.

Por Leonardo Mindez.

Temas en esta nota