Bancos privados ya pagan 10 puntos más por plazos fijosque las entidades públicas

El spread entre tasas es el mayor de los últimos tres años y refleja la dificultad de los bancos privados para sostener la expansión del crédito en un escenario de escasez de dinero.

Por
19deOctubrede2011a las08:09

El ahorrista argentino que aún confíe en la solidez del sistema financiero podría aprovechar esta semana un diferencial que, dicen, no se prolongará mucho tiempo más. Su dinero puede obtener hoy un retorno de 10 puntos porcentuales adicionales, en pesos, si permanece depositado en un plazo fijo de un banco privado antes que en uno estatal.

La diferencia, si bien se considera transitoria, se generó estos días a partir de los problemas de liquidez que afectaron al sistema financiero local. Y deja en evidencia la mayor fragilidad que hoy muestran las entidades privadas para sostener la expansión del crédito en el mediano plazo. Todas ellas, en estos días, decidieron trasladar directa e inmediatamente su desesperación a las tasas que pagan por sus plazos fijos. A tal punto que el lunes llegaban a ofrecer un rendimiento del 18% anual por un depósito mayorista (según el Banco Central), es decir, 10,2 puntos porcentuales más que lo que pagaban los estatales, de apenas 7,8%. La brecha llegó a triplicarse en sólo una semana.

El efecto es similar al que se vio durante la crisis de Lehman Brothers, en septiembre de 2008. La brecha entre ambas tasas se amplía porque en general las entidades públicas reaccionan con rezago al impacto del costo del dinero. Prefieren absorber el encarecimiento en el fondeo para evitar un traslado sobre las tasas que cobran en los préstamos a sus clientes en el esfuerzo por no dejar de apuntalar la actividad. De ahí que su comportamiento sea más “contracíclico”.

Las privadas, sin otro incentivo que el de maximizar su rentabilidad, no toman demasiados reparos en pagar mayores costos de fondeo porque pueden resolver la dificultad trasladándolos a las tasas de crédito (como lo hicieron en las últimas semanas). “En pocos días se ajustó mucho la liquidez en todo el sistema y se generó una suerte de conmoción.

Eso hizo que en muchas mesas de dinero se pusieran nerviosos y en pocos días levantaran muchísimo la tasa”, comentó el gerente de finanzas de un banco público. “Los fondos y los grandes buscadores de rentabilidad recorren el sistema buscando la mejor tasa y, cuando hay faltante de liquidez, se encuentran con que cada mesa ofrece un punto más.

Eso hace que en cada crisis veamos un salto de entre 7 u 8 puntos de tasa”, agregó.
Los bancos privados siguen con dificultad para atraer fondeo. Los últimos 30 días medidos por el Banco Central mostraron que sus plazos fijos aumentaron apenas 0,9% ($ 929 millones); muy por debajo de lo que lo hicieron en las entidades públicas (1,5%). Y eso a pesar de que, en el último mes, aumentaron sus tasas en 500 puntos básicos: desde el 13% al 18%. “Siempre, ante cada crisis, los bancos privados reaccionan mucho más rápido, en todo sentido. Así y todo, parecería que estamos encontrando un techo en la víspera electoral y que, más allá del domingo, las tasas deberían empezar a ceder”, comentó a este diario el gerente financiero de un banco privado.

Los analistas explican que esto sucede por el perfil de cliente que tienen las entidades privadas. “En éstas, el ahorrista es mucho más activo. Busca la mejor tasa y frente a un cambio en ella no duda en trasladar su dinero”, explica Alejandro Spora, de Estudios Económicos del Banco Ciudad. Aún así, en los bancos públicos consideran que la brecha no podrá permanecer mucho tiempo más. “Podés aguantarla una semana, pero en algún momento la tenés que empezar a corregir. Y algo de eso se ve. Es cuestión de tiempo. Es una decisión que cuesta tomar”, agregó Spora.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota