Matan a Kadafi en Libia

Fue hallado en Sirte, su ciudad natal, tras escapar de un bombardeo de la OTAN. Un video lo mostró aún con vida y herido en manos rebeldes. Cayó, fugitivo, tras gobernar 42 años con mano de hierro.

21deOctubrede2011a las07:28

Una bala de nueve milímetros terminó con su vida en el mismo lugar donde nació. En una ruta cercana al puerto de Sirte, rodeado de sus enemigos, despeinado y humillado , sin esa cara seria que daba temor, Muammar Kadafi vio cómo se escapaban sus últimos minutos. Empapado en sangre, sostenido para que le saquen fotos, su cuerpo sin vida se convirtió en el trofeo de quienes lo habían encontrado escondido tras un ataque aéreo. Disparos al aire, gritos y festejos de los milicianos rebeldes acompañaron las primeras imágenes de su muerte. Con él se fueron más de cuatro décadas en las que Libia se había vuelto un sanguinario feudo familiar, gobernado con excesos de ostentación.

Los proyectiles de la OTAN habían pasado a metros del convoy en el que iba. Un nuevo estruendo los tiró al lado del camino. Con él estaban su hijo Mutasim y su fiel ministro de Defensa, Abubakr Yunes Jaber.

Los protegían un par de miembros de su antigua guardia presidencial. Luego de que los tiros pasaran cerca, el líder Libio de 69 años salió de la ruta y se escondió en un desagüe.

“Por favor, no disparen” , aseguran los milicianos que dijo Kadafi al ser descubierto. Nunca la versión podrá ser desmentida, pero desdibuja la figura de un hombre fuerte caído en desgracia. También las imágenes posteriores a la captura, cuando se lo ve vivo en el capot de una camioneta, caminando con pasos cortos y aturdido colaboran con esa idea y abonan la controvertida versión de un asesinato y no de una muerte por heridas en combate. “Nosotros queríamos seriamente darle un juicio justo. Pero parece que Dios tuvo otro deseo ”, dijo el titular del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mahmoud Jibril. “Felicito al pueblo libio por esta jornada histórica y lo llamo en esta ocasión a dejar de lado los rencores y a proclamar con una sola voz ‘Libia, Libia, Libia’”, agregó.

La aviación de la OTAN desbarató en la madrugada del jueves el último de los planes de Kadafi. Después de días de resistir, el derrocado líder i ntentaba escapar de Sirte, ya sitiada y a punto de caer . Se encontraba dentro de un convoy y con algo más de diez camionetas equipados con ametralladoras pesadas, cuando los Mirage 2000 de la fuerza aérea francesa los divisaron y comenzaron a dispararles, según la información entregada por el ministro galo de Defensa, Gerard Longuet.

Horas más tarde se informó que en el operativo murieron Abubakr Yunes Jaber, y Mutasim. Saif al Islam, el hijo más mediático y heredero natural de Kadafi, consiguió escapar y creen que está lejos de allí, pero aún en el país.

La muerte del dictador se produjo casi al mismo tiempo que la caída de Sirte , el último bastión que resistió a las fuerzas rebeldes.

El cerco había resistido algo más de un mes, desde la caída de Trípoli y provocó cientos de muertos. Unos 9.000 milicianos rebeldes fuertemente armados combatieron a las más leales fuerzas del régimen – parte de la brigada de élite Khamis, miembros del aparato de seguridad y un grupo de mercenarios. Todos combatían con ferocidad porque suponían que su derrota les traería la muerte.

Y no se equivocaron.

Luego de que se difundiera la noticia de la captura de Kadafi, los rebeldes tardaron sólo una hora y media en tomar los barrios del oeste, donde estaban los grupos más vinculados a Kadafi.

La repercusión por la muerte convocó a las principales figuras políticas internacionales. El presidente de EE.UU., Barack Obama, destacó que la muerte del líder libio es “el destino inevitable” de quienes deciden “gobernar a sus pueblos con puño de hierro”.

“Estoy muy orgulloso del trabajo que hemos hecho en esta operación . Y estoy

Temas en esta nota