Las lluvias permiten un buen inicio de ciclo para el maíz

Estamos recontando los stands de los maíces que están emergiendo, que tienen una o dos hojas sobre la superficie. Hay muchos lotes buenos, con 60.000/65.000 plantas por hectárea, una densidad adecuada para un año con perspectivas de verano seco, afirmó un asesor del sur de Santa Fe.

Por
22deOctubrede2011a las08:04

Los campos de esa zona recibieron de 80 a 90 milímetros, con algunos casos excepcionales de 150, lo que permitió rellenar el perfil hasta los dos metros. Esto da más tranquilidad a los productores, aunque no es garantía de altos rindes finales. "Tenemos 200 milímetros en el suelo pero esperamos más, porque el cultivo requiere 600 durante todo el ciclo, así que necesitamos 300 milímetros hasta la floración", recordó el profesional.

Los productores de esa región todavía tienen entre 30 y 40 por ciento del área asignada inicialmente al maíz sin sembrar, que se concretará en la segunda fecha, en diciembre, o irá directamente a soja. Esta realidad ha determinado que en los comercios aparezcan bolsas de semilla de maíz de todo tipo y color, con precios y condiciones muy tentadoras para los productores.

Mientras la nueva siembra avanza, los agricultores tienen cada vez menos alternativas para comercializar el maíz viejo. Algunos productores mixtos bajaron los brazos y decidieron convertirlo en carne, para aprovechar la favorable relación con el cereal.

Otros, sin hacienda, están visitando los establecimientos que hacen engorde a corral, que se muestran dispuestos a agregar algunos kilos más a los novillitos encerrados para compensar la mala relación de compraventa, en un marco de precios de la hacienda en leve crecimiento. Otros productores hablan con los tamberos, que pueden mantener alta la participación del concentrado en la dieta mientras se produce el rebrote de las pasturas tras las últimas lluvias, aunque eso también tiene un límite dado por los requerimientos de fibra de los rumiantes.

Los problemas de comercialización de cereales llevan a algunas decisiones insólitas: un productor de Pehuajó, que todavía tiene trigo viejo sin vender, decidió ensilar un cultivo sembrado en invierno, que sufrió la seca, tiene pocas espigas y rendirá 20 quintales por hectárea. "Lo voy a utilizar con mis vacas de tambo, que lo van a demandar con mayor interés que el que evidencian los compradores de trigo en mi zona", justificó el empresario..

 

Temas en esta nota