Obama prorrogó beneficios comerciales para la Argentina

Los debe ratificar el Congreso, donde bonistas en default presionarán para que se anulen.

Por
22deOctubrede2011a las08:15

No fue su intención, seguramente. Pero, al firmar ayer la esperada prórroga de un beneficio comercial norteamericano, el presidente Barack Obama sacó del limbo en que se encontraba uno de los expedientes favoritos de bonistas e inversores que reclaman contra la Argentina, lo que prenuncia una nueva ola de pedido de sanciones para el país.

Ocurre que Obama firmó ayer y giró al Congreso los esperados acuerdos de libre comercio con Panamá, Corea del Sur y Colombia, con los que espera lograr exportaciones por millones de dólares y generar nuevos puestos de trabajo en los Estados Unidos.

En el mismo acto, sin embargo, completó igual trámite para la norma que impulsa prorrogar hasta 2013 el llamado Sistema de Preferencias Comerciales (GPS).

Se trata de un instrumento de política comercial por el que, al igual que productores de decenas de países, exportadores argentinos que venden productos en los Estados Unidos se benefician con 30 millones de dólares anuales en exenciones arancelarias.

Ese beneficio se ha convertido, sin embargo, en uno de los territorios preferidos por inversores norteamericanos que reclaman sanciones contra la Argentina y que, desde hace meses, piden que el país sea expulsado de sus alcances.

"La Argentina no puede seguir recibiendo ese beneficio de los Estados Unidos", sostuvo en reiteradas oportunidades la American Task Force, uno de los principales grupos de presión que reclama sanciones contra la Argentina por el no pago de su deuda externa.

Desde hace meses, la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) tiene pendiente de definición un expediente para expulsar a la Argentina del sistema GPS y privarla de sus beneficios, en represalia por la "desobediencia" a los fallos desfavorables que recibió en el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial, por los juicios de empresas extranjeras contra el país.

Pero, según se explicó a La Nacion, en todos estos meses, la Argentina se benefició en los hechos de la suerte de "limbo" en que se encontraba el GPS en su conjunto. Hasta que, ayer, Obama lo puso sobre la mesa con su pedido formal para el trámite administrativo de renovación.

En todo este tiempo, la embajada argentina en Washington ha reclamado en vano la revisión de esa amenaza. "La Argentina no puede ser castigada porque, contrariamente a lo que se afirma, cumple con el Ciadi", dijo más de una vez el embajador Alfredo Chiaradía.

En el mismo lapso, sin embargo, y ante la indefinición que pesaba sobre el GPS, el gobierno de los Estados Unidos avanzó con otras formas de presión hacia nuestro país. Entre ellas, la inédita decisión de "votar en contra" de los créditos que el país tramite ante el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Con la firma de ayer, todo hace prever que la ofensiva sumará la eventual revisión de los beneficios comerciales que recibe la Argentina del PGS norteamericano.

MENOS REQUISITOS PARA LOS VINOS

Seis países miembros del Grupo Mundial del Comercio del Vino, que incluye a la Argentina, Estados Unidos, Chile, Nueva Zelanda, Australia y Georgia, firmaron ayer en Santiago, Chile, un memorando de entendimiento sobre requisitos de certificación para reducir las barreras en el comercio del vino y apoyar a los exportadores. El objetivo es facilitar el intercambio entre estos países mediante la eliminación de requisitos burocráticos para la exportación y la importación..

 

Temas en esta nota