Moyano sumó incertidumbre

En un gesto sugestivo, no fue al búnker kirchnerista con la cúpula de la CGT.

Por
24deOctubrede2011a las07:41

Mientras que la incertidumbre guía su futuro sindical y político, Moyano volvió ayer a sorprender con un gesto sugestivo: no acompañó a la cúpula de la CGT ni a su hijo Facundo al búnker del Frente para la Victoria para asistir al acto de la Presidenta. No existió una versión oficial desde su círculo íntimo. Ni siquiera sus colaboradores más estrechos pudieron explicar a LA NACION la razón de la ausencia y de tanto hermetismo.

Después de votar en Mar del Plata, donde conserva su domicilio electoral, Moyano regresó en un avión privado a Buenos Aires cerca del mediodía. Así lo confirmaron dirigentes del sindicato de camioneros marplatense que lo acompañaron durante su estada en la ciudad. Avanzada la noche, un moyanista se animó a dar por hecho que su jefe felicitó telefónicamente a Cristina Kirchner. No se sabe si fue un llamado frío y distante. Ausente Moyano, por los pasillos del Hotel Intercontinental desfilaron los gremialistas Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri y Julio Piumato, quien justificó el faltazo de su líder por el viaje a Mar del Plata.

Sí estuvo en el Intercontinental Facundo Moyano, que accedió a una banca en el Congreso . Así como su padre fue electo legislador provincial en 1987 de la mano de Antonio Cafiero, el joven referente de los trabajadores de peajes se ganó un lugar en la Cámara de Diputados de la Nación gracias al respaldo del gobernador bonaerense, Daniel Scioli .

El protagonismo político que Moyano le reclamó sin éxito a la Presidenta se lo concedió Scioli y sus intendentes con dosis más generosas. El camionero sumaba anoche cerca de una decena de concejales y algún legislador provincial. Moyano quiere aprovechar este caudal político y anhela con fundar su propio partido político, donde se agrupen todas las fuerzas de extracción sindical con ambiciones electorales.

"Los diarios dicen que compiten por la presidencia cinco abogados, un médico y otro periodista, ¿por qué algún día no puede ser candidato un trabajador?", se preguntó ayer Moyano al abandonar el Instituto Minerva, su lugar de votación.

Apeló a la mesura y a la ironía para referirse a su futuro en la CGT . "No nos almorcemos la cena", intentó despejar las versiones sobre un retiro anticipado de la jefatura de la central. El camionero tiene mandato hasta junio de 2012 y un sector disidente desea que su alejamiento se produzca antes de esa fecha. Es algo poco probable. "No creo que haya un golpe institucional", desestimó el diputado nacional y asesor legal de la CGT, Héctor Recalde

Cristina Kirchner analiza convocar a un Consejo del Salario antes de fin de año. Allí se negociará otra vez con Moyano, entre otros actores. La inflación y las paritarias de 2012 guiarán la agenda de ese encuentro.

En Mar del Plata, Moyano disfrutó de un encuentro familiar con su madre -tiene 93 años- y su hermana. Ni siquiera el fin de semana entre sus íntimos lo apartó del revoltijo de versiones que minan su continuidad al frente de la CGT y de lo inestable que se tornó su relación con el Gobierno.

Por Nicolas Balinotti.

Temas en esta nota