La leche ya es más cara que en Europa

El litro en sachet supera los 4 pesos, mientras en Lisboa se vende al equivalente a 3,49; los lácteos subieron este año hasta un 38,5%.

25deOctubrede2011a las08:10

Imparables en lo que va del año, los precios de los productos lácteos ya acumulan subas de hasta 38,5 por ciento en los supermercados de la Capital Federal. Con ese porcentaje, treparon por encima de los máximos permitidos para 2011 por la Secretaría de Comercio Interior, que conduce Guillermo Moreno.

En paralelo, los valores que perciben los tamberos, originarios de la materia prima básica, apenas se incrementaron un 4,93 por ciento en igual lapso, pero ahora están sometidos a una presión bajista por un excedente de producción. De los 16 principales países productores de leche, los tamberos locales están en el ranking de los que menos cobran por su producto (ver aparte).

El dato sobre la suba de los precios de los lácteos al público corresponde a una consultora que, por las multas y castigos de Moreno por medir la inflación, ahora prefiere no aparecer citada.

Considerando la situación en los supermercados en la Capital Federal, en esa firma tienen cuantificado un incremento del 7,41 por ciento para el queso cuartirolo. Entre el 28 de diciembre pasado y el 30 de septiembre último, pasó de 37,70 a 40,50 pesos el kilo.

En el caso de la leche entera en sachet, el incremento fue del 11,37 por ciento. Según esa consultora, el litro de leche que costaba 3,65 pesos al consumidor a comienzos de año ya valía 4,07 pesos en septiembre último.

Llamativamente, este valor es incluso más alto de lo que cuesta un litro de leche en El Corte Inglés en Lisboa, Portugal.

Allí el litro de leche ronda 0,59 centavos de euro, un valor que transformado a pesos da 3,49.

Según el relevamiento privado, la leche en polvo descremada por 400 gramos y la manteca de 200 gramos tampoco se quedaron atrás con los aumentos.

En el caso de la leche en polvo, el incremento fue del 12,47%, pasando de 15,44 a 17,37 pesos. Mientras tanto, la manteca de 200 gramos que valía 6,05 trepó a 7,75 pesos, con una suba del 28,10 por ciento.

Como viene haciendo en los últimos años, para este año Moreno fijó a las industrias lácteas una pauta de incrementos del 7 por ciento para los productos masivos, como la leche fluida, la manteca y el queso cuartirolo.

Además, estableció una suba del 14 por ciento para ciertos productos selectivos, como algunos yogures más elaborados, y estiró el porcentaje permitido de aumentos hasta el 18 por ciento en productos premium o con mayor valor agregado.

Según pudo averiguar La Nacion, en una de las empresas más importantes del sector, el funcionario ya dio vía libre para esas alzas en tres tandas, que fueron en febrero, abril y julio pasados.

Lo destacable es que al consumidor, en los supermercados, las subas terminaron siendo superiores a la pretensión de Moreno. Es el caso de la leche fluida y la manteca, que, en lugar del 7 por ciento permitido terminaron en la góndola costando un 11,37 por ciento y un 28,10 por ciento más, respectivamente.

Las subas se dan pese a que, por una aumento de la producción en los tambos, en los primeros ocho meses del año hubo una sobreoferta de leche en el mercado interno de 200 millones de litros, según reveló un estudio de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez).

Sin capacidad para exportar

Quizá por ello, ayer un industrial admitía que era difícil seguir aplicando nuevos incrementos en los precios. "El mercado ya no toma nuevos incrementos, sobre todo con la sobreoferta de mercadería que existe", dijo esa fuente.

En un mercado complicado, las pymes queseras, que no tienen capacidad para exportar ni competir con grandes industrias que vuelcan más productos en el mercado interno, se han llevado la peor parte. En los últimos sesenta días cerraron unas 20 pymes, según denunciaron lo

Temas en esta nota