Un tribunal condenó a perpetua a doce ex represores de la ESMA

Entre los sentenciados están Astiz, “El Tigre“ Acosta y Montes.

Por
27deOctubrede2011a las07:52

No fue el récord de prisiones perpetuas para este tipo de juicios pero fue muy simbólico, por el lugar, las víctimas y los victimarios. Y fue histórico . En el banquillo de los acusados estaba, entre otros, el ex capitán Alfredo Astiz. Un total de 16 represores que actuaron durante la dictadura en el centro clandestino de detención de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) fueron condenados ayer a penas de prisión perpetua, 25, 20 y 18 años de cárcel.

Las doce perpetuas y las otras penas, más dos absoluciones, fueron dictadas por el Tribunal Oral Federal 5 (TOF5) en el primero de los varios juicios orales que se llevarán a cabo por los crímenes de la ESMA, el mayor centro clandestino de detención de la dictadura, hoy convertido en un Espacio para la Memoria. Con disidencias en algunos casos puntuales, el fallo fue firmado y comunicado por los jueces Daniel Obligado, Ricardo Farías y Germán Castelli.

La demora en la lectura del veredicto acrecentó las dudas entre los familiares de las víctimas que colmaron la sala de audiencias del subsuelo de los tribunales de la avenida Comodoro Py. El tránsito fue cerrado y hubo un acto, con escenario incluido, sobre la avenida. La demora obedeció, según dijo Obligado, a “dificultades en la deliberación” previa del tribunal.

Finalmente, las duras penas liberaron las tensiones y terminaron en un aplauso cerrado al leerse el último punto. Había pasado una hora y media desde el inicio de la lectura. Y el arranque de la audiencia se había demorado dos horas. “Como a los nazis, les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar”, fue el cántico elegido. Los jueces ya se habían ido y los condenados seguían en la sala.

Astiz, condenado en ausencia en Francia y Suecia, recibió la pena de prisión perpetua por su participación en los crímenes de las víctimas a las que había marcado en la Iglesia Santa Cruz. Allí se reunieron al principio de la dictadura los familiares de los primeros desaparecidos. Astiz los marcó y luego desaparecieron ellos. Los delitos por los que se los condenó fueron los de privación ilegal de la libertad, tormentos y homicidio en 12 hechos y otros cinco casos similares. Pero también se lo condenó por el homicidio y el robo de bienes del desaparecido periodista Rodolfo Walsh.

Por los mismos hechos y con la misma pena fueron sentenciados el jefe de Inteligencia de la ESMA, Jorge “Tigre” Acosta, el ex canciller Oscar Montes, los ex capitanes Adolfo Donda, Antonio Pernías, Raúl Scheller, Alberto González, Néstor Savio y Ricardo Cavallo (quien fue detenido ex México y extraditado a la Argentina), el ex teniente Jorge Radice, el ex comisario de la Policía Federal Simón Weber y el ex teniente coronel del Ejército Julio César Coronel.

El ex contralmirante Manuel García Tallada y el ex sargento de la Policía Federal Juan Carlos Lobo Fotea recibieron una pena de 25 años de cárcel mientras que el ex capitán de corbeta Carlos Capdevilla y el ex prefecto Juan Antonio Azic, sendas condenas a 20 y 18 años de prisión, respectivamente.

Los condenados integraron el Grupo de Tareas 3.3.2 que operó con base en la ESMA. Sólo hubo dos absoluciones , las de los ex capitán Juan Carlos Rolón y Pablo García Velasco, quien asegura que lo confunden con su fallecido hermano. Igualmente seguirán presos a la espera de otros juicios que se les harán por más crímenes ocurridos en la ESMA.

En este juicio se investigó un total de 86 casos de víctimas, aunque no se dieron todos por probados, por lo menos para la aplicación de las condenas. Además, el tribunal también ordenó investigar los crímenes de tipo sexual y al ex jefe de la Armada en democracia Ramón Arosa.

Por Lucio Fernández Moores.

Temas en esta nota