La salida de capitales tocaría un nuevo récord de u$s 3.600 millones en octubre

Este año la dolarización de carteras asciende a u$s 22.000 millones, el doble que todo 2010. La percepción de que el dólar está barato y subirá impulsa la demanda. No ven freno.

Por
27deOctubrede2011a las08:00

La fuga de capitales, una constante que viene registrando la economía argentina, será récord durante este mes electoral. Según cálculos de Empiria Consultores, dirigida por el ex gerente general del Banco Central Hernán Lacunza, la dolarización en octubre se encamina a terminar con un saldo de u$s 3.600 millones. El dato es levemente superior a septiembre y se transforma en el segundo mes de mayor fuga desde desde el 2002 (el primero fue octubre de 2008 cuando la crisis de Lehman y la estatización de las AFJP produjo una dolarización de u$s 4.355 millones). El acumulado del año también es elocuente: la cifra asciende a u$s 21.850 millones, muy cerca del récord anterior del 2008 cuando sumó u$s 23.098 millones. Sea como fuere, el monto registrado este año ya duplica a toda la dolarización ocurrida en 2010 (u$s 11.400 millones).

La preferencia de los inversores por vender pesos y comprar dólares (en el canal formal o informal) produce que la dolarización alcance 52 meses consecutivos.
La consultora M&S, de Carlos Melconian y Rodolfo Santangelo, dice que históricamente después de las elecciones la fuga de capitales tiende a ceder. Los antecedentes de 2007 y 2009 muestran que en ambos casos, después de los comicios, se frenó la dolarización de portafolios que en los meses previos venía a todo ritmo. En 2009 cuando perdió Néstor Kirchner, la fuga que venía en u$s 2.500 millones por mes bajó a u$s 700 millones. También en 2007, cuando gana Cristina Fernández su primera presidencia, baja desde u$s 1.800 millones a u$s 700 millones.

Dólar barato
“Ahora tiene en su contra que en esos dos momentos (fin de 2007 y mediados de 2009) el tipo de cambio real no lucía barato como se lo percibe en la actualidad y no había tantos pesos dando vuelta para comprar dólares como hay ahora”, acota M&S. A fin de 2007 el dólar ajustado por inflación estaba en $ 1,60 (base 1 a 1 en diciembre de 2001), era $ 1,50 a mediados de 2009 y hoy es de $ 1,13. Al mismo tiempo, continúa la consultora, la expansión monetaria era de hasta 25% anual a fin de 2007, del 15% a mediados de 2009 y es más de 30% en la actualidad, aunque está en el camino de revertirse debido a la propia dolarización. “Dólar relativamente barato y abundancia de pesos con que comprarlos son una mezcla que hace más difícil que la dolarización baje sola de manera contundente como sucedió años atrás”, afirma M&S.

Lo que viene sucediendo después del triunfo oficial del domingo no es demasiado auspicioso. Lejos de haber mermado la demanda de dólares, el lunes el BCRA debió vender u$s 80 millones; el martes soltó u$s 170 millones y el miércoles otros u$s 180 millones. Un total de u$s 430 millones en tres días.

“La acumulación de divisas por parte del público encuentra dos motivos bien fundados: que el dólar está barato y que la principal fuente de divisas –el superávit comercial– amenaza con extinguirse. Ninguno de estos argumentos tenía que ver con la incertidumbre política asociada a las elecciones, ni –por ende– desaparecerá”, consideró Federico Muñoz & Asociados. “El dólar hoy ya se percibe como un activo barato. Tras varios años en los que la tasa de inflación superó holgadamente la de devaluación, hoy parece legítimo hablar de retraso cambiario. En este contexto, no es ilógico que se espere que lo que hoy está barato (el dólar), a futuro se encarezca”, agrega.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota