Cambio de estrategia: el Central cuidó las reservas y dejó que el dólar suba a $ 4,27

Preocupa el goteo de depósitos en cajas de ahorro en dólares, que también impacta en las arcas oficiales. A mitad de la rueda sólo se podía comprar bloques de a u$s 500 millones.

Por
02deNoviembrede2011a las07:58

En el segundo día de operaciones bajo las nuevas normas cambiarias, el Banco Central (BCRA) redujo de manera notoria sus ventas para contener el precio del dólar. Mientras que hasta ahora el organismo perdía reservas por encima de los u$s 100 millones diarios, ayer la ventas sólo fueron entre u$s 25 y u$s 30 millones.
No obstante, esta caída no respondió a una merma en la demanda (a la que el Central abastece en soledad), sino a un cambio de estrategia desde la mesa oficial –y algo de ayuda extra–.

En los bancos relataron que la entidad conducida por Mercedes Marcó del Pont recurrió a una jugada utilizada en otros momentos de tensión: vender a todo o nada. Es decir, colocó desde temprano en el contado del circuito mayorista, en el que operan bancos y empresas, los ya habituales bloques de u$s 500 millones en el offer a $ 4,236, que permitían posturas parciales (ir comprando de a diferentes montos). Pero sobre la mitad de la rueda esa postura se transformó en “absoluta”: aquellos que querían comprar divisas debían hacerlo por ese total (u$s 500 millones enteros). De esta manera, logró frenar una demanda que quedó abastecida sólo por la oferta que agregó el Banco Nación (vendió unos u$s 30 millones, según el mercado).

Así, el precio de la divisa mayorista avanzó medio centavo respecto del cierre anterior hasta los $ 4,24 para la compra y $ 4,241 para la venta. La suba se tradujo en las pantallas de bancos y casas de cambio de un microcentro porteño “cuasi vacío” en donde el billete al público terminó en n $ 4,22 para la compra y $ 4,27 para la venta.

En las entidades financieras advierten que el giro en el comportamiento del BCRA obedece a una preocupación extra que ahora también se suma a la capitana del barco.
En los bancos reconocieron que a raíz de los controles, entre el lunes y ayer comenzó un goteo de sus depósitos en dólares (sobre todo en cuentas a la vista). Una parte de las reservas internacionales precisamente corresponde al encaje de los pasivos (depósitos) que los bancos tienen en moneda extranjera. En el caso de las colocaciones transaccionales (como caja de ahorro o cuenta corriente) prácticamente el 100% va a parar a las arcas oficiales. Y, como a partir de la crisis de 2001, el grueso de los depósitos en moneda dura no se pueden prestar (salvo a aquellas empresas que generen ingresos en dólares), esa capacidad ociosa se computa directamente como reservas.

“El BCRA no sólo pierde divisas para contener el tipo de cambio porque a pesar de las normas la demanda continúa, sino que se le puede llegar a complicar si el retiro de depósitos se vuelve masivo, fruto también de los controles”, explicó el jefe de mesa de un banco líder.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota