Los perdedores de octubre siguen en la pelea política

Carrió, Duhalde, Das Neves y Rodríguez Saá buscan reposicionarse.

07deNoviembrede2011a las07:01

Sufrieron un golpe durísimo, inédito en la mayoría de los casos. Su lugar en la política nacional no es, ni por asomo, el mismo que el que disfrutaban hace pocos meses. Los grandes derrotados de las elecciones del 23 de octubre todavía mastican bronca y tratan de vislumbrar el brumoso futuro, un futuro que muchos imaginan lejos de las mieles del poder real. Diferentes por historia y presente, ellos, sin embargo, coinciden en algo: aseguran que no se retiran, que seguirán luchando y buscando la manera de volver a ser luego del cimbronazo recibido.

A Eduardo Duhalde no lo sorprendieron los números de las urnas, en los que vio evaporados la mitad de los dos millones y medio de votos obtenidos en agosto. "El resultado de la interna nos mató", confesó un colaborador del ex presidente cuando el lejano quinto puesto ya era una realidad tangible. Duhalde, dicen los que estuvieron con él en la intimidad, no se dio tiempo ni espacio para la bronca o la desesperanza y empezó a planear su futuro en la política, que será, dicen en su entorno, desde el Movimiento Productivo Argentino, del que es presidente honorario. Habrá un acto de cierre de año de la entidad a mediados de diciembre, y ya hay actividades programadas para 2012. ¿Y el peronismo? Allí el panorama es más difuso. "Podemos seguir como Unión Popular, o ser una línea interna dentro del PJ", dice Carlos Brown, diputado electo y uno de sus principales colaboradores. Duhalde decidirá, más adelante, y luego de unas vacaciones junto a su esposa, Hilda "Chiche" Duhalde, que perderá su banca en el Senado en diciembre.

Silencio. Rezos. Reflexión. Elisa Carrió sólo habló con sus amigos de la vida y la política las horas posteriores a la debacle electoral del domingo. "Es entendible que no quiera hablar con nadie. No es fácil asimilar pasar del 23 por ciento (de las presidenciales de 2007) al 2", la justificó una de sus íntimas en un bar del barrio de Congreso. De todos modos, Carrió ya les dio a los principales dirigentes de la Coalición Cívica pistas sobre sus planes: dejará la conducción partidaria en manos de los jóvenes y se dedicará más a "la tarea social". Hay quienes creen que cumplirá su promesa de mudarse a la provincia de Buenos Aires e intentar la difícil resurrección desde ese distrito y su banca en el Congreso, que vence recién en diciembre de 2013. Ya habló con Patricia Bullrich, y muy probablemente sus caminos se bifurquen en el mediano plazo. Mientras ella disfruta de un tiempo de descanso para terminar de definir su futuro, su partido planea una nueva conducción basada en jóvenes figuras.

Cansado luego de una campaña en la que se exigió al máximo, y en la que logró sólo el 8% de los votos, Alberto Rodríguez Saá comenzó su cuenta regresiva como gobernador de San Luis. Su sucesor, Claudio Poggi , ya renunció a su cargo de jefe de Gabinete del gobierno puntano y prepara sus propios equipos para gobernar San Luis desde diciembre. ¿Qué hará el gobernador después de ocho años en la casa de gobierno provincial y sin cargo público? En San Luis dudan. Cerca de él dicen que les dará más tiempo a la pintura abstracta y el ajedrez. Pero, por sobre todo, ya cree ser un dirigente con peso nacional. "El objetivo era ganarle a Duhalde, y se le ganó. Ahora puede liderar el peronismo disidente", dicen a su lado. Su reforzado bloque en la Cámara baja, al que se sumará Raúl Castells si el Congreso aprueba su pliego, será otra de las bases desde la cual Rodríguez Saá buscará no perder terreno.

Nada de arrepentirse por el divorcio con el Frente Amplio Progresista de Hermes Binner, o lamentarse porque su candidata presidencial, Alcira Argumedo, no alcanzó siquiera el piso que exigían las internas para presentarse en las elecciones de octubre, de las que todos sus candidatos distritales se fueron

Temas en esta nota

    Cargando...