Las cajas de ahorro en dólares duplicaron el avance de los plazos fijos este año

Es uno de los efectos de la dolarización. Mientras que las colocaciones a plazo en moneda extranjera crecieron un 15%, los depósitos a la vista dieron un salto de 43%.

Por
08deNoviembrede2011a las07:59

Los depósitos transaccionales en moneda dura se llevan el récord de crecimiento en el año dentro del sistema financiero. Mientras que los plazos fijos en dólares (de renta casi nula) avanzaron un 15% –que equivalen a unos u$s 960 millones–, según los últimos datos del Banco Central (BCRA) hasta el 28 de octubre, las cajas de ahorro en la misma moneda avanzaron más del doble. En concreto, crecieron un 43,5% que se traducen en unos u$s 2.173 millones, llegando a ubicarse hasta u$s 7.071 millones .

El incremento de estos depósitos a la vista incluso supera el avance de las colocaciones en pesos, tanto transaccionales como a plazo. Siguiendo los números oficiales, hasta octubre los primeros crecieron un 26,7% y las cajas de ahorro lo hicieron sólo en 7,09%. De hecho, el fondeo en moneda nacional de los bancos viene desacelerándose.

Las cifras dan cuenta y resultan del elevado proceso de dolarización que llevaron adelante los argentinos durante 2011. Según datos del mercado, la salida de capitales (entendida como la formación de activos externos del sector privado) a octubre totalizó en u$s 22.000 millones y superó ampliamente las previsiones de u$s 16.000 millones que se calculaban para el año.

Éstas son las cuentas que impulsaron al Gobierno a tomar las últimas medidas de controles cambiarios que apuntan a frenar las compras de divisas en detrimento de las reservas que se utilizan para abastecerlas. Ahora, el fenómeno podría empezar a revertirse. A raíz de las nuevas normas, en los últimos diez días, en los bancos admitieron que los ahorristas comenzaron a inquietarse y a retirar sus depósitos en dólares de los bancos (aún no se revela en las cifras oficiales). Tanto en el sector financiero como en Olivos preocupa que la salida se generalice y provoque una sequía de divisas en el sistema. Por lo pronto, desde el organismo monetario se activó un sistema de préstamos en dólares a bancos para paliar la fuga de ahorros.

Pero esto podría generar también más pérdidas en las arcas del Central. Una parte de las reservas internacionales precisamente corresponde al encaje de los pasivos (depósitos) que los bancos tienen en moneda extranjera. En el caso de las colocaciones transaccionales (como caja de ahorro o cuenta corriente) prácticamente el 100% va a parar a la bóveda de Reconquista 266. Y, como a partir de la crisis de 2001, el grueso de los depósitos en moneda dura no se pueden prestar (salvo a aquellas empresas que generen ingresos en dólares), esa capacidad ociosa se computa directamente como reservas. “El BCRA no sólo pierde divisas para contener el tipo de cambio porque a pesar de las normas la demanda continúa, sino que se le puede llegar a complicar si el retiro de depósitos se vuelve masivo, fruto también de los controles”, explicaba, ediciones atrás, el jefe de mesa de un banco líder.

A su vez, ahora también inquieta la merma en el crecimiento de los depósitos en pesos. Si la caída se profundiza podría impactar directamente en el crédito. En rigor, la menor liquidez que se vienen registrando en los últimos 60 días, se tradujo en un encarecimiento en el costo del dinero.


Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota