Desde el radicalismo piden bajar los derechos de exportación

El ex titular del bloque de la UCR aseguró que la presión tributaria es “insostenible“ y exigió revisar el esquema impositivo. Las declaraciones se dieron en el marco de la discusión por el Presupuesto 2012 que mañana espera dictaminar el oficialismo.

Por
08deNoviembrede2011a las10:55

Este miércoles el kirchnerismo intentará sacar de la Comisión de Presupuesto y Hacienda el dictamen para la ley de Presupuesto anual 2012, el que llevaría al recinto después de que se conforme la nueva Cámara, si antes no logra los votos necesarios para la media sanción.

Para la discusión del Presupuesto había un compromiso del titular del bloque radical, Ricardo Gil Lavedra para no poner palos en la rueda al gobierno, y especialmente no repetir el error que llevó a la no aprobación del Presupuesto 2011, una situación que terminó favoreciendo políticamente al kirchnerismo.

Sin embargo desde el radicalismo no hay unidad de criterios acerca de hasta donde hay que acompañar o no al gobierno en los lineamientos del Presupuesto, que define los vectores de la política económica anual.

“La presión tributaria sobre los contribuyentes es ya insostenible; hay que discutir el esquema de ingresos y, en este contexto, una rebaja en las retenciones agropecuarias”, sostuvo el diputado radical Oscar Aguad.

El ex presidente del bloque radical, que fue como candidato a gobernador de Córdoba con el ruralista Néstor Roulet como complemento del binomio, es uno de las voces más críticas a los derechos de exportación, y con buena llegada en el ala de los agrodiputados más vinculados a CRA.

Luego de que en 2010 el gobierno perdiera las facultades delegadas, aplicación de los derechos de exportación así como su modificación –ya sea para subirlos o reducirlos– son una facultad recuperada por el Poder Legislativo.

Pese a esa facultad ni el radicalismo, ni la oposición en su conjunto, pudo ponerse de acuerdo en modificar el esquema de derechos de exportación tal como lo plantea Oscar Aguad. Tampoco hubo hasta el momento una uniformidad de criterios de cómo y en cuánto reducir las retenciones dentro del propio radicalismo.

Aún cuando el arco opositor contó con la mayoría en la Cámara baja, todas las iniciativas relacionadas con la modificación de los derechos de exportación no pudieron superar la instancia de las comisiones para llegar al recinto.

Es que el número de diputados anti K en el Parlamento, precisamente por su heterogeneidad, resultó al cabo de los dos últimos años en un juego de suma cero, sin poder acordar entre sí una segmentación de las retenciones, una baja drástica de las alícuotas, o una eliminación lisa y llana como la que propuso a los cuatro vientos Elisa Carrió, pero que no tuvo el menor respaldo de la ciudadanía a la hora del voto.

Paradójicamente, desde que asumió el gobierno en diciembre de 2007, Cristina Kirchner no aumentó los derechos de exportación, tras el fallido intento de la 125, y tuvo que manejarse con el mismo nivel que el que encontró al asumir cuando un mes antes, el presidente Néstor Kirchner subió la alícuota para la soja del 27,5 al 35%.

En cualquier caso, el gobierno de la presidenta reelecta, redujo algunos derechos de exportación mientras tuvo las facultades o bien aplicó vía DNU devoluciones del equivalente del 50% de la alícuota para los productos de economías regionales como el frutícola.

Según los datos macroeconómicos que se incluyen en el Presupuesto, el gobierno espera recaudar por derechos de exportación en 2012 casi 70.000 millones de pesos, un 22% más de lo que se calculó que ingresaría por ese concepto en el presente año.

Temas en esta nota