Para las empresas, el gas también subirá un 200%

Un día después de haber fijado un aumento promedio del 150% en las tarifas eléctricas de un conjunto de actividades comerciales e industriales, el Gobierno aprobó anoche los nuevos valores del gas sin subsidios que regirán para esos sectores y que, según los primeros cálculos, implicarán una suba mínima del 200%.

Por
10deNoviembrede2011a las08:36

Con una resolución del ENARGAS, la administración kirchnerista resolvió implementar la reducción de los subsidios mediante una extensión e incremento del cargo tarifario que había sido creado en 2008 para atender las importaciones de gas.

La nueva normativa establece que, a partir del 1 de diciembre, se aplicará una suba de entre 7 y 8 veces en el cargo tarifario que deberán afrontar los bancos, financieras, aseguradoras, tarjetas de crédito, empresas de telefonía celular, juegos de azar, petroleras, mineras, aeropuertos y operadores de transporte fluvial de pasajeros.

El ajuste aprobado para el cargo específico determinará, según los técnicos de las distribuidoras, incrementos del 200% al 250% en las facturas finales.

Los fuertes aumentos que comenzarán por los consumos comerciales e industriales y luego continuarán con los residenciales tienen como fin obtener una recaudación anual de $13.000 millones para el fondo fiduciario que debe afrontar las compras externas de gas.

Al igual que en el caso eléctrico, las distribuidoras de gas tendrán que identificar a todos los usuarios comerciales e industriales con el “codificador de actividades” que maneja la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En el caso del sector residencial, el ente regulador decidió extender y aumentar el cargo tarifario destinado a la importación de gas a todos los usuarios.

Hasta ahora, dicho cargo se aplicaba sólo a los hogares de medianos y altos consumo.

Para éstos usuarios, se dispuso una suba de hasta 3,5 veces en el valor del cargo que por el momento es sólo teórica.

Con el nuevo esquema, todos los usuarios residenciales tendrán el cargo “facturado”, pero no tendrán que pagarlo íntegramente . En la misma boleta se mantendrán los subsidios vigentes hasta ahora, con lo cual los aumentos quedarán “neutralizados” transitoriamente.

Con esta medida, el Gobierno busca dejar asentado que el subsidio residencial recae exclusivamente sobre el cargo tarifario de importación y que en cualquier momento puede ser levantado en forma total o parcial.

Por Antonio Rossi.

Temas en esta nota