El presupuesto, a un paso de ser aprobado

El oficialismo no aceptó cambios en el proyecto enviado por la Casa Rosada y firmó el dictamen; la oposición, con posiciones diferentes.

10deNoviembrede2011a las08:38

El kirchnerismo hizo sentir ayer, en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, el aplastante triunfo con el 54% de los votos que obtuvo en las elecciones presidenciales. No sólo aprobó sin modificaciones el dictamen del presupuesto 2012, sino que, además, se dio el lujo de darle sermones a la oposición, que, dispersa, no atinó a unificar una postura común.

El trámite de aprobación del dictamen fue un paseo para el kirchnerismo, ya que, gracias a las divisiones internas de la oposición, impuso la mayoría con 23 firmas a su favor. Sin embargo, el oficialismo no canta victoria, pese a que sectores opositores ya le garantizaron que apoyarán la iniciativa en general.

El jefe de los diputados kirchneristas, Agustín Rossi, teme que durante el debate en particular de cada artículo los opositores se unifiquen y le claven una estocada sorpresiva al texto oficial. Por eso evalúa postergar la discusión para después del 10 de diciembre, cuando la renovación parlamentaria le garantice plena hegemonía en el cuerpo.

Por lo que se vio ayer en la Comisión de Presupuesto, Rossi no debería preocuparse tanto: pese a coincidir en sus objeciones, tanto la UCR como el Frente Amplio Progresista (FAP), el peronismo disidente y la Coalición Cívica presentaron dictámenes y posturas distintos.

Todos ellos advirtieron ayer que la inflación rondará el 20 por ciento el año próximo -no el 9,2% como afirma el Gobierno- y que, otra vez, el proyecto subestima los recursos tributarios, en este caso por 20.000 a 30.000 millones de pesos. Pero al final cada bloque hizo rancho aparte: la UCR pidió que el proyecto volviera al Poder Ejecutivo para ser recalculado; el FAP detalló siete puntos para ser modificados, mientras que el PJ disidente y Pro firmaron, en disidencia, el presupuesto del Gobierno.

El proyecto contempla un crecimiento del producto bruto interno (PBI) del 5,1%, se calcula un dólar a $ 4,40 como promedio anual y se prevé un uso de reservas por US$ 5674 millones para pagar deuda.

La Coalición Cívica fue la única fuerza que, en la voz de Alfonso Prat-Gay, ofreció un proyecto de presupuesto alternativo. "Este gobierno se jacta de progresista y propone en el presupuesto un ajuste fiscal, ya que proyecta un resultado primario superior al de este año en 20.000 millones de pesos -explicó-. Creemos que ésta es una mala decisión, máxime en un momento de desaceleración de la economía."

El legislador, en su propuesta, propone ampliar el gasto con los recursos excedentes, aunque redireccionándolos hacia otras prioridades, como la recomposición de los haberes jubilatorios y la actualización de salarios y de la asignación universal, entre otras cuestiones. Quedó en soledad.
Sermones e ironías

Esta dispersión de la oposición muestra todo un contraste respecto del año pasado, cuando se atrincheró en rechazo de la iniciativa y el Poder Ejecutivo debió prorrogar la ley de 2010, reasignando luego las partidas a discreción. Convencidos de que aquella estrategia fue un error, los opositores se muestran ahora más flexibles, sobre todo después de su derrota electoral. Aun así, el oficialismo no se privó de enrostrarles su triunfo con ironía.

"Cada año veo la misma película -azuzó la kirchnerista Patricia Fadel-. La oposición siempre nos achaca que subestimamos el crecimiento (cuando en realidad somos previsores) y que usamos excedentes para hacer caja. Los resultados están a la vista: después del avasallante triunfo de octubre, este gobierno probó tener razón y hasta Europa y Estados Unidos nos miran como ejemplo. Ustedes tienen que recapacitar y aportar novedades, máxime después de una victoria tan contundente."

"Las victorias no agregan derechos, sino que agregan oblig

Temas en esta nota