Al borde de la quiebra, Italia apura el relevo de Berlusconi

La tasa de interés por la deuda superó ayer el máximo previsto del 7%. Con ese costo, Italia ya no puede refinanciarla. Para contener la estampida, Roma confirmó que Berlusconi se va el fin de semana. El senador Mario Monti sería el reemplazo.

10deNoviembrede2011a las08:39

La crisis global habló ayer italiano todo el día, después de que las tasas de interés corrieron como un caballo desbocado en una situación fuera de control , que llevó a media tarde a un máximo casi increíble de 7,47% para los títulos públicos a diez años, con un diferencial de riesgo de 5,74% respecto a los bonos alemanes, que pagan menos del 1,80%. Las bolsas europeas y hasta Wall Street fueron arrastradas por el caos italiano a caídas de más del 2%, mientras que Milán perdió hasta el 5% y cerró con 3,78% a la baja. El presidente Giorgio Napolitano exigió acelerar los tiempos lentos de la política y es muy probable que ya el lunes Silvio Berlusconi deba presentar la renuncia como premier, dimisión que hasta ahora solo prometió.

 

Las tasas de interés ya se habían disparado el martes casi al nivel del fatídico diferencial de 500 puntos, cuando Berlusconi se quedó sin mayoría en la Cámara de Diputados y después anunció que renunciaría una vez que el Parlamento aprobara la ley de estabilidad que contiene las promesas a la Unión Europea (UE) de ajustes y reformas económicas.

 

Pero Berlusconi hizo una maniobra astuta : condicionar su dimisión a los tiempos de la aprobación de la ley anticrisis. Esta avivada chocó contra el total pesimismo de los mercados financieros internacionales. A la apertura de ayer, oleadas de ventas dispararon las tasas de interés a niveles récord, perforando la barrera del 7% considerado como el nivel insostenible de financiación autónoma para los países en dificultad. Grecia, Portugal, Irlanda debieron pedir ayuda a la UE y al FMI cuando llegaron y pasaron el 7%. Ayer, Italia entró tumultuosamente en el club de los peores de la Eurozona y los mercados se lanzaron a desprenderse totalmente de obligaciones italianas. “ Ya nos estamos cayendo por el abismo . Si esto sigue así, Italia no se podrá financiar”, comentó Emma Mercegaglia, presidenta de la Confindustria, la asociación de los industriales.

 

El presidente Napolitano, que el martes había dado demasiada cuerda a Berlusconi permitiéndole formular una renuncia ambigua y sin fecha cierta, reaccionó ayer ante el panorama de desastre de la crisis financiera que repercutía en todos los mercados. En una declaración, Napolitano afirmó que “pronto habrá un nuevo gobierno o elecciones anticipadas” y aseguró que “no hay dudas” de la renuncia de Berlusconi.

 

El jefe del Estado comprendió el mensaje claro de los mercados, que quieren la renuncia inmediata de il Cavaliere , cuyo prestigio internacional ha bajado a cero, porque están seguros de que no será capaz de afrontar la crisis con las medidas de austeridad y reformas que hacen falta.

 

Napolitano decidió además dar un paso audaz, sin precedentes: nombró senador vitalicio al economista Mario Monti, ex comisario europeo y actual Rector de

Temas en esta nota