Hipotecarios más caros: los bancos suben las tasas hasta cuatro puntos

Con menor liquidez y un fondeo más caro, las entidades subieron las tasas de interés para nuevos tomadores. También redujeron fuertemente los montos, eliminaron destinos y subieron gastos que inciden en el costo final.

Por
11deNoviembrede2011a las08:02

En un entorno financiero más severo, entre controles cambiarios y una inflación que no cede, se suma otra mala noticia para los argentinos. Quienes estaban pensando en tomar un crédito hipotecario, deberán afrontar un costo más caro y condiciones menos flexibles. Desde la semana pasada, los bancos decidieron realizar un aumento generalizado en el sector. Tanto la banca pública como la privada ajustaron el costo entre 3 y 4 puntos las tasas de interés de sus líneas activas.

El Cronista puedo confirmar el aumento con cuatro de las grandes entidades que se llevan un gran porcentaje del share de hipotecas. Banco Ciudad, Hipotecario, Santander Río y BBVA Banco Francés, reconocieron que modificaron algunas de las condiciones en lo que resulta una suba masiva en el sistema. Aunque cada entidad tiene ofertas diferentes, por lo general se pasó de tasas de entre el 17% hasta el 24%, dependiendo del banco. Las nuevas condiciones, aclararon, son para los nuevos tomadores o aquellos que comenzaron a tramitar un crédito y aún no está aprobado.

Las razones del incremento, alegan desde el sector, apunta al fuerte encarecimiento del fondeo que sufrieron en menos de dos meses. La Badlar –interés de los depósitos de más de $ 1 millón a 30 días– que se mantuvo estable durante un año en torno al 12%, pegó un salto de nada menos que 10 puntos porcentuales, trepando hasta 22% anual. “Todos estamos cuidando la liquidez”, señalaron desde uno de los bancos consultados.

Y es que por más de que desde el Gobierno intenten que las entidades no corten ni eleven el precio del financiamiento para los privados, el sector enfrenta no sólo el encarecimiento del fondeo, sino que están percibiendo un menor nivel de colocaciones porque muchos clientes decidieron no renovar o retirar sus plazos fijos en pesos. “Con toda la incertidumbre que se generó, lo real es que hoy tenemos menos liquidez, no es algo alarmante pero indefectiblemente se traslada al negocio. Con menos colocaciones, el margen para prestar también es menor”, reflexionaba el gerente de otro de los bancos.

Esto también endureció, más allá de la tasa, otras de las condiciones. En el sector redujeron fuertemente los montos disponibles para prestar, que afectó desde las líneas más grandes hasta las menores. Por ejemplo, en casos en los que se otorgaban hasta $ 1 millón pasaron a darse sólo $ 300.000 o en las que se ofrecía un total de $ 600.000, ahora son hasta $ 200.000. Pero además, se eliminaron algunos destinos. Por ejemplo, líneas que están habilitadas para primera y segunda vivienda, ahora sólo están dirigidas a una sola finalidad. Al mismo tiempo, en ciertos casos se encarecieron lo que se conoce como gastos administrativos, por ejemplo seguro de vida, que inciden en el costo financiero total. Lo que quedaron estables fueron los plazos.

Así y todo, vale destacar que las tasas siguen siendo negativas contra una inflación del 25% anual. Y, a pesar del los aumentos, las condiciones siguen resultando atractivas: casi todo el mercado continúa prestando sólo tasa fija, hay plazos de hasta 20 años y se siguen bonificando ciertos costos.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota