Los bancos salen a buscar dólares al exterior para evitar cortar el crédito

Las entidades debieron subir estos días hasta 200 puntos básicos las tasas de las prefinanciaciones a exportadores porque vieron reducido su fondeo en moneda extranjera. Ahora buscan captar liquidez de bancos extranjeros a un costo 8 veces más alto.

Por
11deNoviembrede2011a las08:07

Quieren estar prevenidos y evitar que los sorprenda, en pocos meses, un escenario de alta escasez de dólares. Para eso los grandes bancos del país restablecieron el contacto con corresponsales de entidades del exterior y conversaron sobre la necesidad de tomar nuevos créditos en moneda extranjera que les permitan sostener su financiamiento a los exportadores.

El sistema financiero sufrió en sólo diez días un constante goteo de dólares que le achi-
có su colchón de liquidez (en u$s 1.500 millones) y lo obligó a subir entre 50 y 200 puntos básicos las tasas en dólares que cobran a las empresas del comercio exterior. Hoy se cree que la solución acercada días atrás por el Banco Central (“pases en dólares”; es decir, préstamos de 1, 7 y 30 días) servirá apenas como un “puente” para salir de la coyuntura, pero no les permitirá sostener mucho tiempo sus líneas en dólares, que tienen plazos notablemente mayores, de 180 días.

“Se necesita un fondeo más largo, que nos dé mayor certidumbre para prestar. Para eso se estableció un punto de contacto con los bancos que siempre venían a ofrecernos las líneas y que hasta hace pocos meses nosotros siempre desechábamos”, comentó un alto ejecutivo de uno de los bancos de primera línea. Entre los corresponsales instalados en el país figuran entidades de primera línea: los estadounidenses Wachovia, Wells Fargo y Citi, los europeos Santander, BBVA y HSBC y el banco central de China.

El diálogo, dicen, se profundizará en la asamblea anual de Felaban que se realizará este fin de semana en Miami, y que reúne a más de 2.000 banqueros de 50 países que tienen negocios con bancos de la región. “Todos van a hacer allí sus relaciones y el pedido de acceder a una línea de crédito para financiar el comercio exterior”, supuso ayer el gerente de un banco con buena inserción en empresas.

Hasta acá, según consignó El Cronista, es la buena noticia. La mala, en cambio, tiene que ver con los efectos que podrían empezar a notar los clientes en los próximos meses. Para tomar estos dólares, los bancos deben pagar un tasa de entre 2,5% y 3,5% anual (un spread de 150 a 250 puntos básicos sobre la Libor), que es hasta ocho veces mayor a la que pagan actualmente por fondearse con “argendólares” (un plazo fijo paga 0,25%, según el BCRA). Este costo de fondearse con bancos internacionales es mayor por el efecto Argentina. “Cuando pedimos una línea de crédito nos califican por nuestro patrimonio. Pero también por estar dentro de la Argentina. La condiciones, así, no son tan óptimas”, se lamentó un banquero.

Los ejecutivos advierten que este costo adicional deberá ser trasladado directamente a las empresas. Y que de este modo el rango de tasas de las prefinanciaciones, que hasta antes de las novedosas medidas de la AFIP se mantenía entre 1% y 5% (dependiendo el segmento de la empresa), y que oscila ahora entre 3% y 7%, podría pasar en unos meses a máximos del 9% anual. El efecto, yendo aún más lejos, no sería nada menor: significaría una pérdida de competitividad para las empresas que mejoran la balanza comercial de la economía argentina.

Temas en esta nota