Momento para liberar el maíz

El USDA publicó esta semana su habitual informe mensual de oferta y demanda mundial, donde produjo sustanciales cambios en el escenario global del cultivo de maíz.

Por
12deNoviembrede2011a las10:17

 En primer lugar, redujo por quinta vez consecutiva su estimado de producción en los Estados Unidos, ahora de 315,81 a 312,69 millones de toneladas. Así, por segundo año consecutivo la cosecha estadounidense no logra superar los 320 mill./t, lo que trae como primera consecuencia una caída sostenida de las existencias finales.

Para la Argentina, el USDA elevó su estimado de producción de maíz respecto del mes anterior, de 27,5 a 29 mill./t. En ese sentido, AgriPac ya había estimado un volumen de producción récord para nuestro país, de 30 mill./t. Para lograr este nivel de producción hay que destacar la importancia creciente que va teniendo en la Argentina el maíz de segunda o, en algunas zonas, de siembras tardías. En Brasil, por caso, la tecnología ha dado respuesta y hoy el maíz de segunda ya representa el 40% de la producción.

En la Argentina, con este nivel de producción proyectado, el saldo exportable también llega al récord, con unos 20 mill./t. Y aquí aparece el dato de mayor impacto para el mercado mundial: por primera vez en la historia, las exportaciones de maíz argentino serán equivalentes al 50% de las ventas externas de cereal estadounidense, proyectadas en 40 mill./t. En base a este saldo exportable, el ingreso de divisas por exportaciones argentinas de maíz llega al récord de US$ 5300 millones. Con este nivel de producción y de saldo exportable, en el nuevo ciclo no tiene sentido restringir las exportaciones vía ROE Verdes.

Sin ser funcionario del Gobierno me permito alcanzar a la señora Presidenta una solución inmediata para generar un mayor ingreso de divisas: liberen la exportación de maíz viejo y permitan a los exportadores declarar en forma anticipada 10 millones de toneladas de maíz de la nueva cosecha, el 50% del saldo exportable. Y en poco tiempo le ingresarán al país US$ 3210 millones, a los valores actuales de mercado. Cada semana de atraso en abrir los ROE implica para el país una perdida de ingreso de divisas de US$ 70 millones por la caída que ya se observa en el mercado de futuros. ¿Quién será responsable de este menor ingreso de divisas si las exportaciones siguen restringidas? El Gobierno debería entender que los mercados no duermen.

Por Pablo Adreani 

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota