Aloe vera orgánico, un emprendimiento pionero en Formosa

Dos jóvenes bonaerenses cultivan esta planta para producir jugos y cosméticos

Por
12deNoviembrede2011a las10:58

Juliana Vietri y Alejandro Coronel. Foto: RODRIGO NESPOLO
Complementos nutricionales y cosméticos para tratamientos de la piel elaborados con A loe vera orgánico comienzan a ganar un lugar en el mercado interno y buscan incursionar en la exportación. Estos son los primeros resultados de un emprendimiento que dos jóvenes profesionales bonaerenses llevan adelante en Formosa.

Cuando en 2003 la licenciada en Relaciones Internacionales Juliana Vietri y el licenciado en Ciencias Políticas Alejandro Coronel se cruzaron en la sede porteña de la Universidad de Bologna para cursar la Maestría en Metodología de la Investigación ni se imaginaban que años más tarde se convertirían en pioneros en el país en la producción orgánica de aloe vera, una planta beneficiosa para la salud.

"Como los dos vivíamos en la zona norte del Gran Buenos Aires nos encontrábamos en el tren y fue madurando la idea de armar un emprendimiento productivo al margen de nuestras profesiones", dijo Coronel, de 42 años. "Un poco de aventureros y cansados de ganar poca plata con la investigación, buscamos nuevos horizontes", reflexionó con ironía Vietri, de 35.

Y en esa búsqueda apareció el Aloe v era. "Nos enteramos de que había un mercado interesante y que Formosa era el lugar más apto para producirlo por sus buenas lluvias, pocas heladas y suelo arenoso. Esa idea me quedó picando y con Juliana decidimos empezar", explicó Coronel.

"Es así que nos fuimos en ómnibus a Formosa para comprar una chacra -apuntó Vietri-; al principio fue difícil, porque las tierras más chicas son de aborígenes o descendientes de ellos y no nos querían vender. Entonces, tuvimos que alquilar dos hectáreas en Misión Laishí, a 60 kilómetros de la capital de la provincia. Fue en 2003 y un año después pudimos comprar con recursos propios 17 hectáreas (detrás de las dos que alquilábamos) a 500 dólares la hectárea."

La primera plantación se hizo en 2004 con asesoramiento del Instituto del Suelo y Agua del INTA. "Fuimos los pioneros en Formosa en producir A loe vera orgánico. Con una inversión de 10.000 pesos, compramos los primeros plantines en San Marcos Sierras (Córdoba)", dijo Vietri, quien agregó que se decidieron por el cultivo orgánico "para sumarle un plus al emprendimiento, porque en la Argentina no había producción de A loe vera orgánico".

Agregó que la Certificadora Orgánica los asesoró no sólo en cuanto a las normas que se deben respetar sino también respecto del conocimiento del suelo formoseño.

El cultivo entró en producción a los cuatro años y en la última cosecha obtuvieron 20.000 kilos de hojas en siete hectáreas (en el resto, las plantas aún son chicas), que procesadas en el laboratorio propio que tienen en Avellaneda (Santa Fe) dieron 10.000 litros que se usan para elaborar jugos y como insumo para cosméticos.

Explicaron que los jugos son complementos nutricionales (aptos para diabéticos y celíacos), que son naturales o saborizados con pulpa de fruta. La línea de cosméticos (loción, gel y cremas) son beneficiosos para combatir arrugas y en tratamientos capilares y quemaduras, entre otras aplicaciones.

Por el momento, toda la producción se destina al mercado interno, aunque estudian incursionar en la exportación. La facturación anual es de unos 500.000 pesos. "Pero todo lo que se gana se reinvierte. Es un negocio progresivo", concluyó Coronel..

Por Roberto Seifert

Temas en esta nota