Nueva era en Italia: Monti ya busca formar gobierno y promete sanear las finanzas

Fue designado premier por el presidente Napolitano. Iniciará ahora diálogos con los partidos para tener amplio respaldo cuando sea votado en el Parlamento. Dijo que el desafío es que el país “levante cabeza“ en un marco de igualdad social.

14deNoviembrede2011a las07:39

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, encargó ayer al economista Mario Monti, de 68 años, formar un nuevo gobierno italiano, en un clima de renovada tensión tras la renuncia anteanoche del premier conservador Silvio Berlusconi, saludada por miles de manifestantes con cantos, bailes y abucheos contra il Cavaliere.

Apenas designado Monti fue al grano de lo que será su programa, o sea “sanear la situación financiera del país y relanzar el crecimiento, en el marco de una mayor atención de la igualdad social”.

Italia debe superar “el desafío de levantar cabeza, debe volver a ser cada vez más un elemento de fuerza, y no de debilidad, de una Unión Europea de la que hemos sido fundadores y en la que debemos ser protagonistas”, destacó.

Monti aceptó “con reserva” el encargo del presidente Napolitano, un artilugio del régimen parlamentario, que le permite iniciar negociaciones para elaborar la lista de ministros y pedir el apoyo de los partidos para superar el indispensable voto de confianza. Si su gestión fracasa, Monti puede devolver el mandato al presidente de la República.

Esta perspectiva acarrearía consecuencias desastrosas para Italia, asediada por la neta desconfianza de los mercados internacionales, que hoy volverán a operar en las Bolsas y en las plataformas financieras que negocian los títulos públicos y privados. El miércoles de la semana pasada las tasas de interés subieron a un récord de 7,70%, prácticamente insostenible.

El viernes se calmaron un poco y las tasas de los bonos decenales descendieron a 6,40%, que es siempre una cifra demasiado alta. La gestión para dar vida al gobierno italiano, como recordó el presidente Napolitano tras dar el mandato a Monti, se realiza en condiciones “muy difíciles”.

El presidente Napolitano recordó que hasta abril hay vencimientos de 200 mil millones de euros en títulos de la gigantesca deuda pública de 1,9 millones de euros, el 120% del PBI.

El gobierno de emergencia nacional debe afrontar bajo el comando de la reconocida competencia de Monti una situación crítica y dar garantías que permitan recuperar al menos en parte la confianza perdida de los mercados internacionales.

Ayer, los partidos políticos con representación parlamentaria consultados por el presidente Napolitano en el Palacio del Quirinal dieron su apoyo más o menos condicionado al futuro gobierno de Monti, salvo la separatista Liga Norte de Umberto Bossi, el único aliado importante de Berlusconi en el anterior gobierno.

Pero Bossi mostró una mayor voluntad de apertura que el viernes, cuando había anunciado un rotundo “no” y una firme oposición. “Nos reservamos de verificar vez por vez el programa del gobierno”, dijo Bossi.

Los problemas principales para Monti se concentran en el partido con más representación parlamentaria (203 diputados), que es el PDL de Berlusconi, quien por TV dijo que sostendrá el esfuerzo del economista “para dar al país un gobierno con larga base parlamentaria” .

Muy picado, Berlusconi dijo ayer en un mensaje por televisión: “no me rindo”. Aseguró, además, que seguirá en la política, aunque anunció su apoyo a Monti y su futuro gobierno de emergencia nacional. (ver página 20) Pero la centroderecha berlusconiana está muy dividida, porque hay un vasto sector que sigue la línea dura. Quiere que sean convocadas de inmediato elecciones anticipadas.

El secretario del partido PDL, Angelino Alfano, dijo que el gobierno Monti debe concentrarse en la aprobación de las medidas contenidas en la ley de Estabilidad y las cartas de

Temas en esta nota

    Cargando...