Apuestas infladas Analistas abandonan la teoría de devaluación acelerada en el corto plazo

Tanto el japonés Nomura como el HSBC salieron a recomendar a sus clientes apostar por futuros a un mes en pesos. Si bien las expectativas de depreciación a mediano plazo se mantienen intactas, el salto del dólar post elecciones quedó descartado. Los futuros de Nueva York apostaban por una devaluación de casi 4% para el mes que viene.

14deNoviembrede2011a las07:44

El cepo que construyó el gobierno alrededor del mercado cambiario para evitar una corrida contra el dólar inmediatamente después de las elecciones del 23 de octubre pasado no convenció a los ahorristas, que pagan casi cualquier precio por el dólar paralelo y retiran sus depósitos en dólares. Pero sí logró cambiar las apuestas de corto plazo en el mercado internacional, donde algunos especialistas están empezando a señalar que la esperada depreciación acelerada del peso no está cerca.

Esta semana, dos bancos de inversión señalaron a sus clientes que las apuestas en los mercados de futuros por una caída fuerte del peso en los próximos meses son exageradas.
“A pesar de que mantenemos una una mirada pesimista para la cotización del peso en el mediano plazo, creemos que el mercado está sobrestimando el riesgo de una depreciación acelerada en el corto plazo”, escribió en un reporte Boris Segura, estratega del banco Nomura.

Así, los que apostaron por un salto en la cotización local del dólar en el mercado de futuros de Nueva York –conocidos como NDF o Non Deliverable Forwards–, deberían prepararse para sufrir fuertes pérdidas. Los contratos de dólares contra pesos en ese mercado estimaban una devaluación de casi 4% y un dólar a $ 4,425 para el mes que viene. “Esos rendimientos implícitos, sobrestiman la depreciación que ocurriría en un mes”, comentó Segura.

“Claramente la situación (para la Argentina) no es la ideal, pero no creo que vayan a devaluar mucho su moneda en las próximas semanas”, le dijo a Bloomberg Marjorie Hernández, analista de HSBC basada en Nueva York. Su departamento recomendó a sus clientes invertir en pesos a muy corto plazo.

La furiosa reacción de la AFIP y el Banco Central contra las operaciones en el mercado cambiario hizo que el 24 de octubre, el día marcado por el mercado como el comienzo de la devaluación, se desvaneciera como referencia.

“Siempre lo digo, si querés perder dinero invertí en corto en monedas”, comentó Ramiro Castiñeira, economista de Econométrica, a El Cronista. “Los fundamentos que obligan a una corrección del tipo de cambio siguen estando ahí, el error estuvo en pensar que las elecciones eran un punto de inflexión tan predecible”, añadió.
Según el economista, el rumbo de la política cambiaria del Gobierno tiene una sola dirección posible y no hay bravuconada regulatoria que la pueda alterar. Con 20% de inflación anual, déficit de cuenta corriente, el superávit fiscal agotado, debilitamiento del saldo comercial y la opción de salir a financiarse a los mercados internacionales cerrada, el equilibrio de las cuentas externas tiene que llegar por la vía de la depreciación del peso, menor actividad económica o una combinación de las dos cosas. “El tema es que si el déficit de cuenta corriente es de solo 0,6% del PBI el Gobierno tiene mucho más margen para manejar los tiempos de lo que se cree. No es necesario que la corrección sea tan grande ni tan rápida. Por algo si querés comprar dólares a $ 5 salen todos a venderte”, concluyó Castiñeira.

“En el corto plazo, nuestras estimaciones son de una depreciación gradual del peso al mismo ritmo al que se venía debilitando desde antes de las elecciones”, coincidió Claudio Burelli, responsable de la mesa de operaciones de cambio de Puente.
“Todos apostábamos por una devaluación más rápida del peso, una vez superadas las elecciones, pero las nuevas no

Temas en esta nota