Ya es posible el ahorro de hasta un 30% de energía en zonas agrícolas

En el mercado global, altamente competitivo, mantener costos de procesos reducidos puede significar una diferencia entre el éxito y el fracaso en la comercialización de muchos productos.

Por
14deNoviembrede2011a las16:03

La promoción de motores eficientes en la agroindustria ayuda a reducir los costos de los procesos de producción, aumentando la competitividad del sector, ya que los sistemas de electromotores representan un porcentaje significativo de sus costos.

Por todo esto, la International Copper Asociation (ICA), el Gobierno de la provincia de San Juan,  la Secretaría de Energía de la Nación, la Dirección de Recursos Energéticos dependiente del Ministerio de Infraestructura y Tecnología de la provincia, y la Facultad Regional de Ingeniería de Mendoza de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), desarrollaron un exitoso proyecto piloto para reducir el consumo de energía eléctrica en el riego artificial agropecuario de la zona cuyana.

El proyecto constó de dos etapas. La primera se llevó a cabo durante el año 2010, y consistió en la realización de un estudio sobre las condiciones de eficiencia del parque de bombeo para riego agrícola instalado en San Juan y se trabajó con una muestra de 60 pozos.

La segunda etapa del proyecto se realizó durante el primer semestre de 2011, y consistió en seleccionar un establecimiento agrícola, que contemple pozos pertenecientes a la muestra, con el objetivo final de sustituir los equipos de bombeo y efectuar el estudio comparativo de ahorro energético.

El resultado de sustituir una electrobomba existente de baja eficiencia por una nueva de alta eficiencia, permitió en este caso un ahorro de energía del 30%.

Esta experiencia evidenció que un programa exhaustivo de ahorro de energía a nivel provincial y/o regional, enfocado en la sustitución de electrobombas obsoletas representa una alternativa replicable y rentable para hacer más eficiente el uso de la electricidad en los usuarios de agua subterránea. Esto no solo mejoraría la competitividad de las empresas, sino que permitiría un uso más eficiente de los recursos técnicos y económicos que ellas requieran, con el consiguiente bienestar y alineamiento a las políticas mundiales sobre uso racional y eficiente de los recursos.

Temas en esta nota

    Cargando...