El área de soja caerá 10 % porque "el productor apuesta por agregar valor"

Desde la Dirección de Agricultura de Entre Ríos se advirtió que las hectáreas sembradas con la oleaginosa se ubicarán cerca del millón dejando en la provincia unos 13 millones de dólares y crecerán cereales como maíz y sorgo.

22deNoviembrede2011a las10:58

Podría leerse como un impacto obvio de la volatilidad de los valores mundiales de la soja que se encuentran hoy cercanos a los 426 dólares –el menor en los últimos seis meses– y una declinación natural de los productores en busca de mejores horizontes en su rentabilidad.

Pero para el Gobierno provincial hay que buscar en otro lado la explicación por la cual para la presente campaña caerán en unas 200 mil hectáreas la implantación de la oleaginosa. Para el director de Agricultura de la provincia, Fernando Arbitelli, eso se explica porque el “el productor entrerriano está confiando en el modelo y hace una apuesta fuerte por su integración en las cadenas de valor, y es interesante ver que después de todo lo que se ha dicho acerca de la rentabilidad, se incremente hoy el cultivo de maíz y sorgo que son cereales considerados clave para el Gobierno provincial porque son estratégicos para sectores como la ganadería, la avicultura y también el cerdo, que viene creciendo en la provincia”.

Es que como contrapartida a este declive por el principal cultivo en la provincia, las estimaciones oficiales colocan un crecimiento del maíz del orden las 200 mil hectáreas –aún sin saber los precios reales del mercado– y de unas 120 mil más en sorgo, lo que si bien marca que a pesar de tener un mercado nacional, existiría una mayor demanda dentro del territorio provincial.

INDICADORES. Según el funcionario, el maíz, con un precio estable y con el buen nivel de lluvias, estaría logrando un volumen cercano a los 70 quintales, lo que en divisas estaría equiparando y aún superando los 2.500 kilos de soja que produciría la misma superficie, con una comparación que favorecería al maíz de 3.900 pesos contra algo más de 3.000 de la soja.

En el mismo sentido del análisis, las últimas cotizaciones del sorgo lo colocan cerca de los 600 pesos la tonelada, y el rendimiento puede oscilar los 5.000 kilos por hectárea, que generaría unos 3.000 pesos, con costos de producción similares o menores que los que demanda la soja.

“Pero no sólo es importante que el productor piense en la demanda de los sectores agroindustriales, sino que es clave que se piense en la sustentabilidad ambiental y la rotación con el aporte de berbechos para animales. Es bueno que se mire más allá y que no sólo la soja sea una alternativa, sino que también los cereales se incorporen como posibilidad. Hoy el sistema se ha complejizado y yo entiendo que nuestro sistema se equilibraría más si distribuimos las áreas con 800 mil hectáreas de soja, y no en 1,3 millones como tuvimos y el resto en los cereales”, estimó Arbitelli.

En cuanto a los valores, el funcionario entiende que el precio de la soja se encuentra en valores históricos, y no habrá pérdida de rentabilidad para el productor y prefiere hacer hincapié en que la renta, al agregar valor en los sectores agroindustriales, se divide en más manos y se genera trabajo local y genuino.

De este modo, precisa que, a 180 dólares al tonelada, vendida como commoditie, la producción de sorgo generaría unos 2 millones de dólares, pero que habría que multiplicarla por tres, al menos, en cuanto a los ingresos que generaría si salen como pollos o carnes rojas; y lo mismo sucede con el maíz.

En este caso, se estima oficialmente que se producirán cerca de 1.200.000 toneladas de maíz, que vendidos como granos permitirían lograr otros 2 millones de dólares –a 120 dólares la tonelada– pero que “si integran a la avicultura, los cerdos, los feet lot o el cerdo moviliza a las economías regionales pagando sueldos, adquiriendo tecnología e infrae

Temas en esta nota