La brújula del agro apunta al NOA

Manejo, tecnología e infraestructura desembarcan en la región. Salta busca intensificar sus producciones. Enviado especial a Salta.

25deNoviembrede2011a las07:44

Al igual que la aguja de la brújula que siempre apunta hacia el norte, el avance agropecuario también mira hacia esa dirección. Además de sus atractivos turísticos, que encantan a propios y extraños, Salta también se ha convertido en un imán para la producción agropecuaria, que invita a hacer negocios.

La adopción de tecnología y prácticas de manejo han permitido que a lo largo de su geografía convivan con éxito las producciones de poroto, tabaco, algodón y caña de azúcar, más arraigadas a su entorno, con las de trigo, soja, maíz y girasol, importadas desde la región pampeana. Bajo riego y en secano, muchas de ellas se exhiben en una superficie de más 200 hectáreas en el Centro de Convenciones de Salta y el campo de la Escuela Agrícola 3122, en las proximidades de la ciudad de Salta. Allí se realiza desde el miércoles y hasta el domingo Expoagro Norte, la muestra que sintetiza el avance y la potencialidad del campo en el norte argentino.

De la misma forma que el trigo ofrece todo su potencial, de la mano de variedades genéticas y un paquete tecnológico de precisión, el tabaco también muestra sus fortalezas a través de genética de punta y manejos a través de sistema de riego por pulso, o en siembra directa con el aporte de agua por goteo.

Granos y carne. Mientras en el oeste salteño, los viñedos del Valle Calchaquí tienen su propia realidad productiva y comercial, el extremo este de la provincia es el que marca el rumbo agrícola en la provincia. Las Lajitas, en el sudeste, y Tartagal en el noreste, son los depositarios del avance. En la misma franja, Orán conserva a los cultivos tradicionales como poroto, caña de azúcar, tabaco y hortalizas. En la zona del Valle de Lerma, donde se ubica la ciudad de Salta, el 80 por ciento del área de riego se destina a tabaco, el resto a tambo, invernada, y hortalizas de invierno.

La ganadería también pisa fuerte en la provincia y su avance también se refleja en la exposición. Más si se tiene en cuenta que el NOA es hoy el lugar elegido para albergar el 40 por ciento de la población bovina nacional. Un total de 800 cabezas serán rematadas durante los días que dure la muestra, además de la presencia de empresa proveedoras de equipos para el corte y la confección de forraje.

En los últimos nueve años, Salta incorporó 700 mil cabezas. Su stock bovino pasó de 247 mil cabezas a finales de 2002 a 1.008.369 vacunos, de acuerdo con la última campaña de vacunación del Senasa. La incorporación de tierras ha permitido la reconversión de zonas marginales e improductivas, que antiguamente soportaban una carga animal equivalente a una cabeza por cada 30-40 hectáreas, a campos implantados con pasturas, en los cuales se puede mantener un equivalente por hectárea. Cuando la ganadería más intensiva comenzaba a despuntar, la empresa Metalfor, con sede en Marcos Juárez ya colocaba sus pulverizadoras en la región, para el control de malezas y de plagas en las pasturas megatérmicas. Además de sus equipos para aplicaciones, hoy la empresa cordobesa también vende en la provincia sus cosechadoras adaptadas para la recolección del poroto, equipada con un cabezal de trigo y un sistema de trilla con dedos de goma y flujo de aire (separa las impurezas), que permite el cuidado del grano.

La conversión del maíz en carne, también suma presencia en los establecimientos en el Valle de Lerma. El feedlot y la producción de pollo es el camino elegido por los productores para escaparle a los 1.200 kilómetros que separan al maíz del puerto de Rosario. El costo de transitar ese trayecto equivale, en algunos casos, a la rentabilidad que aporta el cultivo. En los últimos 10 años, el maíz es el cultivo que más ha crecido en porcentaje en la provincia: más de 140 por ciento. Pasó de 6

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota