Definen quiénes seguirán subsidiados

En la lista figuran los que ya fueron exceptuados de los aumentos fijados en 2008; son el 11% de los clientes.

25deNoviembrede2011a las07:59

La primera lista que usará el Estado para determinar quiénes pueden continuar recibiendo los subsidios al consumo de la luz y el gas ya está confeccionada y deja afuera a casi el 90% de los usuarios.

Se trata de aquellos que en 2009 ya fueron exceptuados de los aumentos dispuestos un año antes y que por diversos motivos (carencia de servicios, problemas de salud) siguieron pagando la tarifa anterior. En el caso del servicio eléctrico se calcula que se trata de un universo de 610.000 hogares en la región metropolitana, aproximadamente el 11% de todos los clientes de las distribuidoras Edenor, Edelap y Edesur.

Esta definición fue comunicada por las autoridades del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) a un grupo de asociaciones de consumidores y por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) a las empresas que operan en el sector. No ha sido resuelto aún -o al menos el Gobierno no lo dio a conocer- qué pasa con el resto de los hogares, ni tampoco con los usuarios del interior. La lista podría ser ampliada, aunque difícilmente abarque a la clase media, que deberá entonces afrontar facturas de luz, gas y agua entre 3 y 4 veces más caras que las actuales.

Por el momento, sólo los habitantes de Puerto Madero, Barrio Parque y los countries de todo el país pasarán a pagar los servicios sin subsidios. Al igual que para los casi 8000 usuarios que renunciaron voluntariamente, esta quita comenzará a ser operativa a partir del 1° de enero.

Desde ese momento, el resto de los usuarios comenzará a recibir formularios para que declaren si están en algunas de las categorías que el Estado habilitó para subsidiar. Quienes no respondan (o lo hagan negativamente) comenzarán unos meses más tarde a recibir las boletas con los nuevos valores. El Gobierno examinará los casos de quienes aduzcan que merecen el subsidio.

¿Cuáles son las categorías que se usaron hace dos años para delimitar el universo de excepciones? En el caso de la luz fue para quienes no contaban con el servicio de gas natural o de agua potable por red, no tenían telefonía fija, eran usuarios electrodependientes (por problemas de salud) o constituían viviendas multifamiliares (con un solo medidor). En el caso del gas, la lista incluía hogares que reciben algún tipo de servicio asistencial (hogares sustitutos, comedores comunitarios, centros de recuperación de adicciones, asilos), viviendas de programas del Fonavi u otros localizados en zonas de bajos recursos, beneficiarios de un plan social o de un subsidio por desempleo, jubilados o pensionados con ingresos mínimos, contar con un certificado de discapacidad que amerite un uso intensivo de gas, familias carenciadas y otras condiciones similares.

En ambos casos, las excepciones fueron aplicadas sólo a quienes registraban altos consumos (más de 1000 kW por bimestre y más de 1500 m³ de gas por año), ya que el resto quedaba fuera de los nuevos cargos. Pero en esta ocasión, la quita de subsidios afectará a todos los niveles de consumo.

¿Qué pasará con los que no reúnan esas condiciones? "Ahí estamos en una zona crítica que es saber con qué criterio el funcionario decide que un usuario reúne, o no, las condiciones necesarias para que el Estado continúe subsidiándolo", sostuvo el ex diputado Héctor Polino, fundador de la organización Consumidores Libres, una de las que concurrieron a la reunión con el ENRE. El titular de otra entidad, que pidió reserva de su identidad, fue algo más crítico: "No se sabe si a los exceptuados les van a mandar el formulario o no, con qué barrios van a empezar, qué criterios se van a usar. El grado de improvisación es muy alto".

Pedro Bussetti, de Deuco, cuestionó que ni siquiera se sabe cuánto pagarán quienes hoy renuncian al subsidio. "Esa tarifa no está co

Temas en esta nota